Mantequilla de Maní

La mantequilla de maní, hoy muy popular en Estados Unidos, Australia y algunos países de Europa, es originaria de las culturas precolombinas de los Aztecas y los Mayas, que molían cacahuetes para preparar salsas. Hoy vamos a contaros más sobre la mantequilla de maní, sus propiedades y cómo podéis hacerla en casa y usarla.

peanut

Imagen sparktography

A fines del siglo XVIII se empezó a producir mantequilla de maní para complementar la dieta de vegetarianos y personas sin dentadura, ya que se sabía que el aporte de proteínas era considerablemente alto. El proceso de fabricación de esta crema se perfeccionó hacia 1908 cuando se empezó a fabricar de forma masiva.

Hoy en día se puede encontrar una versión salada y una versión dulce. Ambas se pueden comer untadas sobre pan o bollos o como aderezo en sándwiches.

cacahuete

Imagen ruurmo

Hay que tener en cuenta que la mantequilla de maní es exactamente eso, maní concentrado. Por esto mismo las personas alérgicas a los cacahuetes deben tener cuidado y evitarla.

Se puede conservar sin refrigerar, pero si tiene una consistencia extraña o un aroma que no es el común lo mejor es descartarla.

La mantequilla de maní es bastante pegajosa en su textura y hay que tener cuidado de no atragantarse.

Por su alto contenido de grasas trans y otros aditivos necesarios para su conservación, la mantequilla de maní está contraindicada para personas haciendo dietas para adelgazar.

¿Quieres hacer mantequilla en maní en casa?

Entra a nuestro artículo, ¡te contamos cómo!

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>