Escrito por Tendenzias

Queso frito con mermelada de tomate

Queso frito con mermelada de tomate, una receta deliciosa y fácil de hacer con la que podéis prepararos un entrante diferente y sensacional. Podéis cambiar la mermelada de tomate por otros acompañantes, en función de vuestros gustos. Os enseñamos a prepararlo paso a paso.

Para hacer queso frito con mermelada puedes utilizar diferentes tipos de queso, la idea es que sean fundentes y tengan una capa gruesa en la zona externa para que soporten la fritura. En este sentido, os damos dos opciones: camembert o queso de flor.

Para aquellos que aún no lo conozcáis, el queso de flor es un queso canario que se elabora con leche de oveja y de vaca, tiene un toque amargo. Entre sus particularidades se encuentra el que su cuajado se produzca gracias a la flor de cardo, y de ahí su nombre, (su elaboración recuerda a la de la Torta del Casar).

El queso camembert lo podéis encontrar en cualquier supermercado, en la zona de refrigerados y suele venir en el interior de una cajita. Es el queso francés más famoso y tiene un sabor suave; se elabora tradicionalmente con leche cruda de vaca, aunque hoy día suele ser pasteurizada.

Con cualquiera de estos cremosos quesos podéis hacer este delicioso entrante. Además, el queso frito lo podéis combinar con multitud de confituras, desde una mermelada de tomate a una de frutos rojos o frambuesas, el resultado es sencillamente exquisito.

Queso frito con mermelada – Ingredientes

Ingredientes para el queso frito:

  • 1 rodaja de queso camembert
  • Maizena o harina de trigo
  • 1 o 2 Huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva

Ingredientes para la mermelada de tomate:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 750 gramos de azúcar
  • Una cáscara de limón
  • 2 clavos de especia

Queso frito con mermelada – Preparación

Pon en un bol un huevo batido, en otro harina y en otro pan rallado.

Divide el queso camembert en ocho porciones iguales. Puedes hacerlos más pequeños pero justo en ocho la medida del triángulo de queso está muy bien.

Pasa cada triángulo de queso por, en este orden, harina, huevo y pan rallado. Siempre tiene que quedar bien empapado de cada uno de los tres ingredientes pero que no queden grumos.

Lo colocas en un plato y, o lo llevas a la nevera durante una hora o media hora en el congelador. Esto va a facilitar que el empanado sea más consistente y, en el momento de freír, sea menos probable que el queso fundido salga.

Mientras tanto se prepara la mermelada o confitura de tomate. Pela los tomates maduros (puedes escaldarlos en agua hirviendo durante menos de un minuto para que sea más fácil) y los troceas, retiras las semillas. Echa los tomates en una cacerola e incorpora el zumo de limón, el azúcar y el clavo. Lo pones a cocer durante diez a veinte minutos minutos a fuego suave, removiendo constantemente, para que coja la consistencia deseada, ni muy seco ni completamente líquido. Esto dependerá de cada caso pero pensad en una mermelada y lo tenéis.

Vuelve a sacar el queso cortado en trocitos. Pon una sartén al fuego con abundante aceite de oliva y, cuando esté bien caliente, añade los trocitos de queso. No tienen que estar mucho tiempo al fuego, 1 minuto o menos por cada cara, cuando veas que están dorados los vas girando.

Pon un plato cerca forrado con papel de cocina ya ve echando cada quesito según esté frito.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Cuando los tengas todos, sólo tienes que servir con tu mermelada de tomate. En mi caso, en esta ocasión le hemos puesto confitura de frutos rojos por cambiar un poco pero ahí tenéis la receta de queso frito con mermelada de tomate para disfrutarlo al máximo.

Otras recetas que te harán la boca agua:

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos