Escrito por

Cómo limpiar y preparar alcachofas (alcauciles)

Cómo limpiar y preparar alcachofas (alcauciles) para los diferentes guisos. Os mostramos un sencillo paso a paso con el que podréis tener vuestras alcachofas listas y algunos trucos que os pueden venir bien para que sea más sencillo.

La palabra alcaucil procede de los países árabes. Fue usada por primera vez en castellano en el siglo XV.

El alcaucil, también conocido como alcachofas, al igual que los cardos pertenecen a la misma especie botánica. Ambos cultivos derivan del alcaucil silvestre, una planta muy difundida en Europa Mediterránea y en Africa septentrional. De esta especie natural que utilizaron los antiguos se han derivado, por sucesivas selecciones, el alcaucil y el cardo, de apariencia totalmente distinta.

Se consume la flor bien cerrada, no con las hojas abiertas, porque el corazón se hace fibroso y las puntas duras. Deben elegirse muy frescos, con las hojas brillantes y apretadas, firmes al tacto.

Cómo limpiar alcachofas

Según cómo quieras cocinar las alcachofas va a haber diferentes formas de limpiarlas y variarán los cortes igualmente.

Lo primero que os vamos a recomendar es poner un recipiente con abundante agua cerca y añadir el zumo de un limón. Con esta mezcla vamos a conseguir que las alcachofas no se oxiden y se pongan en un tono oscuro.

En esta fotografía podemos ver una alcachofa completa. Pues bien, el primer paso consistirá en quitar las hojas exteriores que tienen un color verde y algunos un poco más oscuras.

En cuanto veamos que el color de la hoja comienza a ser de un verde tirando a amarillo, ya estamos ante las hojas más tiernas por lo que hay que dejar de desflorarla.

Dependiendo de la frescura de la alcachofa y de cómo vayáis a cocinarla, se puede quitar por completo el rabito o simplemente cortarlo un poco y pelarlo para dejar únicamente la zona tierna.

En este caso, hemos cortado completamente el rabo y le hemos retirado un poquito de la base hasta llegar a una zona más tierna.

De la parte superior también tendrás que realizar un corte. A veces es la mitad de la alcachofa o sólo un tercio, dependerá de si las hojas están muy verdes en las puntas.

Según las vayáis teniendo, las metéis en el bol de agua con limón para evitar que se puedan oxidar.

Después de esto, sólo te queda elegir la receta que quieres seguir para hacer tus alcachofas: guisos, en ensalada con vinagreta, tartas, budines, soufflés, tortillas o incluso rellenas. Las opciones son múltiples.

Cómo limpiar alcachofas: vídeo

Si prefieres ver un paso a paso en formato de vídeo, os compartimos este sencillo vídeo de Luis A. que os puede resultar muy fácil de seguir y os muestran algunos pasos diferentes a los que hemos indicado:

loadInifniteAdd(44636);

Cómo limpiar y preparar alcachofas: recetas

Una vez que ya tienes tus alcachofas limpias llega el momento de escoger una receta, a continuación te dejamos algunas de las recetas que puedes encontrar en nuestro recetario por si son de tu interés: