Escrito por

El aspartamo, ¿un edulcorantes no calórico seguro?

Muchos de los alimentos que tomamos en nuestro día a día, e incluso los ingredientes que utilizamos para elaborar nuestras recetas, contienen edulcorantes no calóricos como el aspartamo; pero ¿hasta qué punto es seguro para nuestra salud este edulcorante? Hoy en SaborGourmet nos hacemos eco de estudios realizados sobre la seguridad del aspartamo.

aspartamo comidas

Antes de nada, es importante que tengamos claro qué es el aspartamo y en qué alimentos o ingredientes de nuestra dieta diaria los ingerimos. Pues bien, el aspartamo es un edulcorante bajo en calorías que presenta un dulzor relativo de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar; producido a partir de dos aminoácidos y se digiere por nuestro organismo disociando sus componentes.

A pesar de que en la mayoría de las ocasiones usamos para nuestras recetas ingredientes totalmente naturales, ello no implica que el aspartamo no esté incluido en nuestra dieta, ya que este edulcorante no calórico está presente en alimentos como chicles, productos sin azúcar, edulcorantes artificiales de mesa, gaseosa dietética, zumos en polvo, yogures, cereales, refrescos y en las salsas para cocinar que en muchas ocasiones utilizamos como ingredientes de nuestras recetas.

Esto implica que sea imprescindible para todos nosotros conocer la seguridad del aspartamo, por ello, os traemos las conclusiones extraídas del proyecto presentado por el Panel de Aditivos Alimentarios y Fuentes de Nutrientes (ANS) de la EFSA, y respaldado por la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA); confirmándose la confianza depositada en la seguridad del aspartamo.

Edulcorante artificial

Para llevar a cabo este proyecto presentado sobre la reevaluación de la seguridad del aspartamo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha declarado que todos los expertos científicos que han trabajado en él han recurrido a la información científica disponible sobre este edulcorante no calórico y los componentes que lo forman y, tras analizarlo de forma detallada y metódica, pudiendo así concluir que el aspartamo no posee toxicidad alguna que sea preocupante para la población general, dado que la exposición a este edulcorante por parte de los consumidores está muy por debajo de la Ingesta Diaria Admisible (IDA).