Escrito por

Bizcocho de limón con glaseado

Hay muchas maneras de preparar un bizcocho de limón con glaseado pero si estás buscando uno que no lleve yogur y que sea igual de sencillo -o más-, que tenga un sabor intenso a bizcocho, con una textura excepcional y que te deje un regustillo en la boca que sólo puedes pensar en “dame un trocito más”, éste es tu bizcocho.

El bizcocho de limón creo que es uno de los que más he comido en mi vida, mi madre lo preparaba con bastante asiduidad y, después, se ha quedado en mi cabeza como uno de esos bizcochos que preparo cuando tengo ganas de algo esponjoso y sin chocolates. Si me apetece chocolate, voy directa a la receta de brownie, así de claro.

Como os decía en un principio, esta receta de bizcocho de limón con glaseado no es la clásica del yogurt pero os aseguro que es igual de sencilla o incluso más. En lugar de aceite lleva mantequilla y eso también le aporta una suavidad en el sabor que es sensacional.

El glaseado de limón cumple con dos funciones. Por una parte, le da más jugosidad y lo humedece, lo que es sensacional para que se mantenga con una buena textura a largo plazo (si es que os dura tanto). Por otra parte, al prepararlo con zumo de limón natural le da todavía más sabor de limón y os aseguro que eso es terriblemente impresionante. Si no queréis más sabor a limón, sólo tenéis que cambiarlo por unas gotas de agua y tendréis un toque más dulce e igual jugosidad.

Sinceramente, me ha encantado, es fácil de hacer y está delicioso. Como todo en mi casa ¡Es visto y no visto!

Bizcocho de limón con glaseado: Ingredientes

Para el bizcocho:

  • 200 gramos de harina
  • 100 gramos de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla
  • 3 huevos
  • 1 sobre de gasificante
  • Ralladura de un limón y medio

Para el glaseado:

  • 1 taza de azúcar glass (azúcar en polvo)
  • Medio zumo de limón (aproximadamente)

Bizcocho de limón con glaseado: Preparación

Pon a precalentar el horno a una temperatura de 180º mientras preparamos el resto de los ingredientes.


La mantequilla tiene que estar en pomada o puedes derretirla previamente (aunque no es la opción más preferible) en el recipiente que vayas a utilizar, mejor uno alto para poder manejar bien la masa.


A continuación añade el azúcar con los huevos y mezcla hasta que obtengas una masa espumosa.

Agrega la levadura, la harina y la ralladura de limón. Es importante que la ralladura de limón sea sólo la cáscara. hay que tener cuidado con que no vayan las zonas blancas para que no agrie el bizcocho y sólo le dé el toque cítrico. Mézclalo todo.


En un recipiente válido para el horno puedes poner un papel vegetal o ponerle mantequilla y enharinarlo para evitar que se pegue.

De cualquiera de las dos formas que hayas escogido, vierte la preparación y ponlo en el horno durante 35 o 40 minutos aproximadamente.

Una vez que lo tengas déjalo enfriar en un lugar sin corrientes. Si queremos que el bizcocho quede empapado hay que preparar un al almíbar y se echa recién salido del horno. El glaseado hay que echarlo caliente pero no quedaría el glaseado tan visible por fuera, tipo baño de color.

loadInifniteAdd(44636);

Cuando esté frío será el momento de preparar el glaseado, en una taza con azúcar glass añade el zumo de limón y remueve. Añádelo poco a poco, para que puedas ver si necesitas más zumo o menos para hacer un buen glaseado.


Cuando se haya mezclado bien, echa una primera capa por encima. Deja que se seque y una vez lo tengas, echa una segunda capa y listo! Para decorar, puedes añadir un poquito de cáscara de limón por encima y si tienes alguna duda, no dejes de visitar nuestros consejos para preparar un buen bizcocho.

Otras recetas que pueden resultarte interesantes son: