Escrito por

Calabacines empanados rellenos de queso

Calabacines empanados rellenos de queso, un entrante delicioso para cualquier momento del año y que es la mejor combinación entre una textura crujiente y un relleno fundido. Os contamos cómo prepararlos en casa de una forma sencilla.

Calabacines empanados rellenos de queso

Los calabacines son una de las verduras más estupendas que podéis encontrar en casa, pues tiene un sabor muy suave que permite que se combine con facilidad con cualquier tipo de ingrediente, de la misma manera que se puede preparar con diferentes tipos de cocción.

Los calabacines empanados rellenos de queso son una forma deliciosa y diferente de disfrutar de la verdura. La combinación con el queso provolone resulta absolutamente sensacional y, además, es un queso que se puede encontrar fácilmente en cualquier supermercado. En el caso de que no lo encontréis, también podéis cambiarlo por queso emmental, mozzarella, scamorza o el que prefiráis siempre que sea un queso que se funda con el calor.

Si seguís el paso a paso que os vamos a proponer para estos calabacines empanados rellenos de queso veréis que no hay ninguna dificultad. Eso sí, os recomendamos comerlos recién hechos para que podáis disfrutar al máximo del contraste entre el crujiente y el queso fundido.

Calabacines empanados rellenos de queso – Ingredientes

  • Láminas de calabacín
  • Queso provolone
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite
  • Orégano
  • Sal

Calabacines empanados rellenos de queso – Preparación

El primer paso para hacer los calabacines empanados rellenos de queso será lavar el calabacín. Después, sólo queda secar y laminar los calabacines con una mandolina o a mano para que no quede excesivamente gruesa.

Echa sal por encima de los calabacines y lo dejas reposar unos cuantos minutos para que pierdan la mayor cantidad de agua posible. Pasado el tiempo, sécalos con papel de cocina.

Echa un poco de orégano por encima (si es fresco, siempre es mejor) y después pones el queso provolone por encima y tapas con otro trocito de calabacín, como si fuese un sandwich.

Pasa el sandwich de calabacín por harina, después por huevo y terminamos con pan rallado, sellándolo bien por todos los lados.

Pon una sartén con abundante aceite y, cuando esté caliente, añade el calabacín empanado. Sólo hay que dejarlo dos o tres minutos por cada lado. Una vez que estén listos, los vas colocando en un plato forrado de papel de cocina para que absorba la grasa sobrante.

Sirve inmediatamente para que se mantengan los calabacines empanados rellenos de queso fundido.

Otras recetas que os pueden parecer interesantes son: