Escrito por

Cocina china: Brotes de soja rehogados en el wok

El wok, típico y muy utilizado en la cocina china, es una sartén honda en la que pueden cocinarse gran cantidad de alimentos, (generalmente rehogados, pero también fritos o al vapor si usas la rejilla que suele traer consigo), pues cuenta con unos 10 centímetros de profundidad. Su principal ventaja es que gracias a la forma que tiene ayuda al calor a repartirse por igual por toda su superficie y, además, requiere poco aceite para cocinar. Eso si, es mejor si lo añades siempre cuando el wok se encuentre ya bien caliente.

Si ya tienes uno, o te has animado a adquirirlo, y quieres que te dure mucho tiempo recuerda que sólo has de limpiarlo con agua caliente, y que para secarlo hazlo suavemente con un trapo de cocina o una servilleta.

En esta ocasión te traemos una receta de gastronomía cantonesa que te encantará por su sabor peculiar y lo ligera que resulta. Se denomina “Brotes de soja rehogados“:

– Ingredientes:

  • 250 gramos de brotes de soja.
  • 2 cebolletas cortadas en trozos pequeños. Separa además lo blanco de lo verde.
  • 2 rodajas de raíz, (mejor si está fresca), de jengibre.
  • Aceite de maíz, dos cucharadas.
  • 1 cucharada de salsa de ostras.
  • Un pellizco de sal.

– Dificultad: Media.

– Preparación:

1.- Poner el wok a fuego alto y calentarlo bien, (hasta que salga humo). Echar entonces el aceite y mover el wok para que corre por toda la superficie.

2.- Verter primero en el wok lo blanco de las cebolletas y, cuando comience a sisear verter también las rodajas de jengibre, (recuerda pelar la raíz antes de cortarla).

3.- Añadir ahora al wok los brotes de soja, (bien escurridos si los has lavado), y rehógalos removiendo con un utensilio metálico, (cuchara grande o espumadera), al menos durante un par de minutos cuidando de que se cocinen todos correctamente. Procurar que los brotes queden crujientes pero sin que se sequen en exceso.

4.- Agregarle un pellizco de sal y después lo verde de la cebolleta que estaba reservado.

5.- Verter en una fuente, (mejor si está caliente), y regar con la salsa de ostras y moverlo suavemente con unos palillos chinos, (puedes utilizar un tenedor si no tienes palillos).

6.- Servir caliente.

Fuente Foto: www.scanpan.dk