Escrito por

¿Cómo cocinar el pavo?

Falta muy poco tiempo para que llegue la Navidad, un momento especial para compartir con la familia y los amigos. Para esta festividad es muy común que se cocine un ave de gran porte, para el momento de reunión con los conocidos. El pavo suele ser el más buscado, debido a que es suculento y puede alimentar a varias personas, además de que es realmente sabroso.

cocinar el pavo

Imagen de JLastras

El inconveniente del pavo es que suele acarrearles inconvenientes a todos aquellos cocineros que lo preparan por primera vez, ya que hay que llevar adelante un proceso previo, durante y posterior a la cocción del pavo. Es mucho trabajo, y requiere de paciencia y muchas ganas. A continuación les dejaremos algunos tips interesantes para que sepan cómo cocinar el pavo y les quede perfecto para que puedan servirlo en alguna festividad, con la Navidad venidera.

La limpieza del pavo, un punto fundamental

Si bien se trata de un ave bastante “limpia” (mucha carne y pocas zonas con grasas), el necesario realizar una limpieza interna muy profunda. Lo primero que tendremos que hacer es abrir las patas del pavo y retirar los órganos internos del animal como el hígado, el corazón, etc. En la actualidad mucha gente compra los pavos con las partes internas ya retiradas, para mayor comodidad.

Este punto es fundamental porque necesitamos que el ave se encuentre bien limpia para el momento en el que colocaremos el relleno. Por dicho motivo, después de retirar las menudencias, lavaremos el pavo con mucha agua y lo secaremos con toallas de papel (si lo deja mojado, el pavo hará un verdadero desastre dentro de su horno).

¿Cómo rellenar el pavo?

Como se podrán imaginar, el relleno del pavo se introduce por el orificio de apertura que queda entre las patas del animal (por donde retiramos las menudencias). Aquí hay que tener cuidado porque no es recomendable insertar el relleno midiendo “a ojo”, porque se pueden pasar en la cantidad y el ave se desbordará.

El cálculo es el siguiente: colocar media taza de relleno por cada kilo que tenga el pavo. Cuando hayan finalizado el proceso de relleno, deben proceder a atar el ave por las patas, para que el orificio se cierre y el relleno no se salga del animal mientras esté en el horno.

Baños y aderezos

Son complementos que ayudan a que el pavo sea mucho más sabroso. El contenido de los baños o aderezos depende del gusto de cada cocinero. Por lo general se realiza un baño externo y se inyectan jugos o vinos con una jeringa. Lo que se recomienda es hacer una primera capa de baño antes de meter el pavo al horno y posteriormente aplicar más capas e “inyecciones” al animal mientras se va cocinando.

Cocción

No existe una fórmula mágica para calcular el tiempo durante el cual se va a cocinar el pavo. Eso depende de la intensidad del fuego que tiene el horno y el tamaño del ave. Se recomienda no poner el horno muy fuerte porque sino el animal se va a arrebatar (cocido por fuera y crudo por dentro).

La cocción total lleva varias horas y es mejor hacerla a fuego lento. Si tienen un termómetro de cocina, sabrán que el pavo está listo cuando su temperatura llegue a los 75 grados. Hay que destacar que en el caso de usar un termómetro de cocina no deben apoyarlo sobre la carne del animal, sino sobre el hueso.