Cómo hacer Cheese Tea – Receta rápida

Cheese Tea o té con queso, el té que está creando numerosos adictos y que te mostramos cómo preparar en casa. Desterrad de vuestra idea la imagen de un cheese tea como una bebida más, por los ingredientes que contiene algunos lo comparan con un postre en sí mismo, pues no hace falta acompañarlo de […]

Cheese Tea o té con queso, el té que está creando numerosos adictos y que te mostramos cómo preparar en casa. Desterrad de vuestra idea la imagen de un cheese tea como una bebida más, por los ingredientes que contiene algunos lo comparan con un postre en sí mismo, pues no hace falta acompañarlo de ningún bocado.

Como hacer cheese tea

La primera vez que escuché hablar del cheese tea -té de queso- pensé que me estaban tomando el peso, la verdad. Después me enteré de que se había convertido en una de las tendencias gastronómicas más fuertes del año 2019, aunque también tengo que deciros que el cheese tea no es algo nuevo. Su producción y venta comenzó en Taiwán ya hace casi una década, llegando a China al poco tiempo y creando un gran interés. Posteriormente, la cadena Hey Tea fue la que hizo que esta bebida se popularizada tantísimo como para dar la vuelta al mundo.

Actualmente, en muchas ciudades comienzan a aparecer en las cafeterías y tiendas de té esta variedad, además de estar siendo una inspiración para otro tipo de creaciones como una combinación de cheese tea tiramisú o cheese tea de chocolate.

Lo mejor de todo esto es que podéis preparar el cheese tea en casa y vais a ver que no tiene ninguna gran complicación. No se trata de ingredientes raros de encontrar ni combinaciones difíciles ni elaboraciones interminables, sólo hay que elegir un tipo de té (generalmente se hace con el negro u oolong) y mezclar los ingredientes para la crema.

Eso sí, recordad que el cheese tea no es la típica infusión que uno puede tomarse para despertarse o intentar aligerar el estómago. Hablamos de una bebida que en sí misma parece todo un postre, ya que la crema de queso os va a dejar con una sensación de estar llenos. En cuanto a la textura y el sabor creo que os va a sorprender la suavidad y el delicioso contraste de la crema con el toque más amargo del té, lo que lo convierte en algo sencillamente adictivo.

Ingredientes para hacer Cheese Tea

  • Té negro, oolong, verde o matcha
  • 100 ml. de nata
  • 50 ml. de leche entera
  • 20 gramos de queso crema (mejor que no sea light)
  • Una pizca de sal
  • Azúcar al gusto (granulado o en polvo)
  • Hielo

Receta Cheese Tea

El primer paso es infusionar el té que hayas elegido pero ¡Importante! ¿Sabías que cada tipo u hoja de té requiere de una temperatura de agua diferente? Si utilizas la misma temperatura del agua con todos los tés, es muy probable que hayas quemado algunas hojas o que no hayas llegado a infusionar bien otros tipos. A la hora de comprar tu té, infórmate de la temperatura y el tiempo de infusión.

Una vez lo tengas, endulza si lo necesitas a tu gusto y reserva para que se enfríe.

En un recipiente colocas el queso crema junto con la nata montada, la leche y una pizca de sal. Utiliza unas varillas para montar los ingredientes, con obtener una textura densa pero cremosa, tipo de nata semi montada será suficiente.

El cheese tea se suele tomar bien fresquito, por lo que puedes añadir hielo picado al vaso en el que vayas a servirlo. Incorporas el té y unas generosas cucharadas de esta crema de queso.

Cheese tea casero

¡A disfrutar!

Otras recetas de bebidas que os pueden resultar interesantes:

También te puede interesar