Cómo hacer pan sin harina de fuerza y levadura en casa – Fácil

La harina de fuerza no es imprescindible para hacer pan en casa, os vamos a mostrar cómo hacer pan sin harina de fuerza y levadura en casa de una forma fácil y sencilla. Y, si no tenéis levadura seca ni harina de fuerza os recomiendo que sigáis esta receta de pan casero con masa madre. […]
SaborGourmet.com

La harina de fuerza no es imprescindible para hacer pan en casa, os vamos a mostrar cómo hacer pan sin harina de fuerza y levadura en casa de una forma fácil y sencilla. Y, si no tenéis levadura seca ni harina de fuerza os recomiendo que sigáis esta receta de pan casero con masa madre. A su vez, os vamos a compartir consejos y recomendaciones que os pueden resultar tremendamente útiles para conseguir una buena miga y una buena corteza.

Cómo hacer pan sin harina de fuerza y levadura en casa

En estos tiempos en los que tenemos tantas dificultades para encontrar variedad de harinas en el supermercado (aunque os recomiendo mirar las páginas directamente de los molineros, que muchos tienen, son sanas y os las envían a casa) os vamos a mostrar cómo hacer pan con la harina que tengas en casa, sin importar que no tengas harina de fuerza.

Para la preparación de este pan os vamos a proponer el uso de levadura. Para aquellos que no soléis utilizar la levadura con frecuencia es importante diferenciar tres tipos: levadura fresca, levadura seca de panadería y levadura química (tipo Royal). Pues bien, para hacer pan solo podéis utilizar las dos primeras, la levadura química únicamente se utiliza para la repostería, como en bizcochos.

En el caso de que no tengáis levadura de panadería o fresca, y que tampoco la encontréis en el supermercado, vuestra mejor opción si queréis hacer pan en casa es hacer masa madre natural. Es verdaderamente sencilla de hacer, lo único que tienes que tener en cuenta es que te va a llevar unos 5 o 6 días conseguir que esté completamente fuerte y activada para hacer pan, pero después tendrás masa madre para toda tu vida y no necesitarás nada más que alimentarla.

Con la harina de fuerza lo que se consigue es que sea más fácil panificar, por lo que es interesante poder incluir una parte de la misma a la hora de hacer pan, pero no es imprescindible para hacer un buen pan casero en casa, tal y como vas a poder ver tú mismo.

ANUNCIO

Pan casero sin harina de fuerza y levadura – Ingredientes

Con levadura seca o fresca

  • 500 gr. de harina de trigo (la típica del súper, integral, la que tengas)
  • 3,3 levadura seca o 10 gr levadura fresca
  • 320 gr. de agua tibia
  • 10 – 12 gr. de sal

Cómo hacer pan casero sin harina de fuerza y levadura

En un recipiente alto colocas el agua tibia (puedes ponerla del tiempo, pero que esté un poco cálida hará que fermente mejor) y añades la levadura fresca desmenuzada con las manos. Remueve bien. A continuación incorporas el resto de los ingredientes.

Mezcla los ingredientes pero sin amasar, sólo queremos que sea algo homogéneo. Tapa con un trapo y lo dejas reposar durante 30 minutos en una zona sin corrientes de aire.

ANUNCIO

Echa unas gotitas de aceite sobre la encimera sobre la que vayas a trabajar, extiende bien, pues así evitarás que la masa se pegue sobre la misma. A continuación vuelca la masa sobre la encimera y amasa. Te voy a dejar un vídeo de Ibán Yarza donde podrás ver cómo realizarlo de forma sencilla y sin complicaciones.

Engrasa un recipiente alto y limpio con un poco de aceite de oliva (evitarás que la masa se pegue), lo repartes con las manos para que se extienda bien.

Coloca la masa en el interior, la vuelves a tapar con un trapo y la dejas reposar hasta que doble su volumen. El tiempo de fermentación va a depender de lo cálida que esté la casa o la zona donde tengáis la masa, puede que os lleve desde 90 minutos a 2 o 3 horas.

Echa un poco de harina sobre la encimera, vuelcas la masa ya fermentada sobre esta zona y, una vez que ya ha tocado la harina te llevas la masa con suavidad a una zona sin harina (no queremos que coja un extra de harina, solo que coja la harina suficiente como para no pegarse a la encimera). Ahora es el momento de darle la forma que hayáis escogido. En nuestro caso hemos llevado cada lateral hacia el interior, con suavidad, haciendo una especie de pliegue en el centro.

Cubre un bol con un trapo, le echas bastante harina y colocas la masa de pan con estos pliegues hacia arriba. Lo dejas fermentar 45 minutos.

ANUNCIO

Precalienta el horno a 250 grados y deja dos bandejas apta para el horno, una en la zona intermedia y otra en la parte baja del mismo (donde vamos a echar agua más adelante). El modo del horno tiene que ser que caliente arriba y abajo.

Forra una bandeja de cortar con papel vegetal y coloca sobre la misma, con delicadeza, la masa ya fermentada. La parte que hemos dejado hacia arriba de los pliegues, ahora tiene que ir hacia abajo. Prepara medio vasito de agua. Abre el horno rápidamente y deja caer el papel vegetal con la masa sobre la bandeja del centro, a la vez que echas en la bandeja inferior medio vasito de agua.

Déjalo 10 minutos a 250 grados, pasado este tiempo retiras la bandeja inferior rápidamente para que no haya más humedad, y lo dejas cocer 40 minutos más a 210 grados. Cuando haya pasado el tiempo, antes de apagar el horno, ponte unos guantes de horno y saca el pan. Dale unos ligeros golpes en la base y si suena hueco quiere decir que el pan está listo.

A continuación, coloca el pan sobre una rejilla y deja que se enfríe por completo antes de consumirlo. Para conservarlo bien se recomienda guardarlo en una bolsa de tela, en una zona seca.

Otras recetas de masas que pueden gustarte son:

4.60 / 5
4.60 - 6 Votos

También te puede interesar