Comparativa de los mejores jamones ibéricos

Uno de los mayores manjares gastronómicos de la dieta mediterránea son los jamones ibéricos. Además de su excelente sabor y su versatilidad a la hora de disfrutarlos, se trata de un alimento que aporta infinitos beneficios para la salud, lo que lo convierte en el aliado perfecto para cualquier tipo de dieta, incluso aquellas en las que se quiera llevar un estricto control de peso.

Sin embargo, y aunque en España se crían los mejores jamones ibéricos del mundo, gracias a su denominación de origen, es necesario estar atentos a ciertas características que los convierten en inconfundibles. No todos los jamones ibéricos gozan de la misma calidad, así que lo mejor es estar atentos y fijarse en todos los detalles. Uno fundamental es adquirirlo en una tienda de confianza como la https://neveraespanola.com/jamones/ibericos/. Pero ¿por qué consumir jamón ibérico y cuáles son los mejores?

Los beneficios para la salud que aporta el jamón ibérico

Una alimentación equilibrada y variada es fundamental para mantener nuestra salud a salvo, mucho más cuando necesitamos un aporte extra de nutrientes. Gracias a un gran número de estudios científicos, se ha podido demostrar que uno de los alimentos con más aporte de nutrientes esenciales es el jamón ibérico, una verdadera joya para el paladar, pero también para nuestro organismo.

Su grasa regula el colesterol

Lejos de lo que se pudiera imaginar, la grasa del jamón ibérico resulta especialmente beneficiosa para la regulación del colesterol. Gracias a su elevado contenido en ácido oleico (entre un 55 y 65 %) es el perfecto aliado para mantener a raya el colesterol en sangre, así como elevar los índices del colesterol bueno. Beneficio que contienen los cerdos ibéricos gracias a su alimentación natural y su crianza en las dehesas.

Este tipo de grasas monoinsaturadas es un protector eficaz de las arterias y, por lo tanto, ayuda a proteger nuestro corazón de muchas cardiopatías relacionadas con la alimentación.

Fuente de vitaminas y minerales

El jamón ibérico es, también, una fuente inagotable de elementos esenciales para el cuerpo. Tiene muchos de los nutrientes que nuestro organismo necesita para funcionar cada día. Es así como encontramos proteínas, vitaminas B1, B6 y B12 y ácido fólico. Elementos fundamentales para la buena función cerebral.

Pero también resulta ser un potente antioxidante gracias a la vitamina E. Sin olvidar su gran aporte mineral: contiene zinc, calcio, cobre, hierro, fósforo, magnesio y selenio.

Reduce la ansiedad y el estrés

Importantes estudios científicos han descubierto que el jamón ibérico es un potente antidepresivo natural. Esto es gracias a su alto nivel en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, esa sustancia que influye en el estado de ánimo y en cuya ausencia aparecen trastornos como la ansiedad y el estrés.

Cómo distinguir los jamones ibéricos

Ya hemos visto que todo en el jamón ibérico son bondades: tiene un sabor excelente, puede emplearse en multitud de recetas, es ideal para cualquier tipo de dieta y es el alimento perfecto para todo tipo de edades, especialmente para aquellos que necesitan un aporte extra de buena energía, como son los niños o los deportistas. Pero ¿cómo podemos distinguir los mejores jamones ibéricos?

A simple vista el jamón ibérico ya nos muestra algunas pistas. Las principales son:

  • Su textura es fibrosa, fina y delicada.
  • La carne es de un rojo intenso y con vetas de grasa infiltrada.
  • El tocino se presenta totalmente blanco y con aspecto jugoso.
  • Su aroma es intenso y delicado, dos cualidades inconfundibles.

El etiquetado del jamón ibérico

Todo buen jamón ibérico, que se precie, debe llevar su etiquetado específico. Este lo convierte en una pieza única y que garantiza tanto su origen como su autenticidad.

Este etiquetado depende del tipo de alimentación que haya recibido el cerdo, y la cantidad del mismo. De esta forma es mucho más fácil su clasificación que es la siguiente:

  • Etiqueta roja y negra. Se utiliza para el jamón ibérico de bellota y que es el considerado como el de mayor calidad. Sus cerdos se crían en total libertad y su alimentación son bellotas, tubérculos y hierbas. El periodo de curación es mínimo de 24 meses.
  • Etiqueta verde. Identifica al jamón ibérico de cebo de campo. Pertenecen a los cerdos que se crían en dehesas y la base de su alimentación son los cereales y las leguminosas.
  • Etiqueta blanca. Se trata del jamón ibérico de cebo. Los cerdos son criados en un cebadero y su alimentación fundamental son los piensos.

Pureza de la raza

Es otro de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de escoger nuestro jamón ibérico, ya que no todas son razas totalmente puras. Este dato también aparecerá en la etiqueta para que no encontremos ninguna confusión. La raza ibérica se divide en:

  • 100 % ibérico. Tienen una pureza del 100 % y sus progenitores también tienen esa misma pureza.
  • 75 % ibérico. Son crías nacidas de una hembra 100 % pura y de un macho 50 %.
  • 50 % ibérico. Son crías de hembras de raza 100 % y de un macho de raza Duroc 100 %.

Las denominaciones de origen de los jamones ibéricos

Precisamente por tratarse de un alimento en el que se mezcla la artesanía, la tradición y la exquisitez, es necesario que sea protegido con el fin de asegurar la máxima excelencia y garantía. Esto se realiza a través de las cuatro denominaciones de origen protegidas que existen en nuestro país y que son:

  • Dehesa de Extremadura: más de un millón de hectáreas se reparten esta denominación de origen en la que encontramos miles de bosques de encinas y alcornoques para el disfrute de la ganadería ibérica. Está registrada desde el año 1990 y sus puntos principales son la Sierra de Montánchez en Cáceres, Gredos Sur, Suroeste de Badajoz y Sierra de San Pedro.
  • Guijuelo: es la más antigua de las denominaciones, ya que se creó en 1984. Su nombre viene dado por la localidad de Salamanca en la que se concentran el mayor número de dehesas. Sus condiciones son muy especiales, ya que se crían en paisajes elevados y con un clima muy particular, por lo que estos jamones necesitan un tiempo de secado superior al resto.
  • Jabugo: está situada en la provincia de Huelva, aunque cuenta con dehesas que se concentran tanto en Andalucía y Extremadura. Su origen se remonta a 1998 y se creó para proteger los jamones que proceden de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Gracias a su elevada y constante temperatura, la alimentación que ofrecen a su ganado es sumamente variada y especial.
  • Los Pedroches: esta denominación, creada en 2006, viene dada por la comarca más antigua del norte de Córdoba. Sus condiciones climáticas son muy parecidas a las de Jabugo, por lo que la propia naturaleza se encarga de ofrecer una alimentación selecta y muy cuidada a esta inigualable raza porcina.

¿Cuáles son los mejores jamones 100 % Ibéricos de Bellota?

1. Juan Manuel

Esta empresa de chacinería, cuya historia se remonta a casi 100 años, está situada en Guijuelo, Salamanca. Destaca su curación artesanal y tradicional que han mantenido varias generaciones. Sus jamones y paletas de bellota 100 % han sido galardonados en varias ocasiones, y ha conseguido también el reconocimiento del Gobierno español como mejor jamón de 2020 al 100 % ibérico de bellota.

Precio: 578 € (7,50-8 kg)

2. Monte Nevado

Desde las tierras altas de Segovia, nos llega esta empresa que se remonta a 1898. Cuatro generaciones dedicadas al producto de cerdo ibérico, especialmente los jamones. Está situada en un entorno privilegiado de la naturaleza y su secado es totalmente natural, por lo que el proceso es más lento, lo que ayuda a potenciar su sabor y aporta grandes beneficios nutricionales.

Precio: 581 € (8-9 kg)

3. Finca Jarallana

Finca Jarallana se encuentra en pleno parque nacional del Monfragüe, en la provincia de Cáceres. La componen más de 1500 hectáreas donde los cerdos ibéricos disfrutan de un paisaje sembrado de encinas y alcornoques. En ese entorno mágico se crían, en libertad, los productores de estas piezas únicas. Tiene una cuidada curación de más de 40 meses, lo que garantiza un producto de primera calidad.

Precio: 359,90 € (7,5-8 kg)

4. Castro y González

La dehesa de Castro y González se encuentra en Guijuelo, Salamanca. Desde hace cuatro generaciones apuestan por la calidad en sus productos, especialmente aquellos que se derivan de su ganadería porcina ibérica. Su proceso de curación es de, al menos, 48 meses.

Precio: 520 € (8-8,5 kg)

5. Arturo Sánchez

Aunque no cuentan con ganadería propia, consiguen las mejores piezas de cerdo ibérico de las dehesas de Sevilla y Extremadura. Sus secaderos están situados en un lugar privilegiado de Guijuelo, en Salamanca. Su característica principal es que los jamones provienen de cerdos de dos años, es decir, de doble montanera, lo que le otorga unas cualidades especiales.

Precio: 465 € (6,5-7,5 kg)

6. Señorío de Montanera

Esta pieza única, y muy valorada, está garantizada por la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Utilizando los mejores procesos y curados artesanales, se consigue esta joya de la gastronomía que garantiza su total autenticidad. Los animales son cuidados en las dehesas en total libertad.

Precio: 496 € (7,5-8 kg)

7. Cinco Jotas

Se trata de una ganadería 100 % ibérica, criada en total libertad en Jabugo. La dehesa está formada por encinas, alcornoques y otras especies vegetales que garantizan una alimentación plena y de calidad a sus cerdos. De este modo, se consigue una carne muy especial, lo que, unido a su proceso artesanal de secado, da lugar a una auténtica joya para el paladar.

Precio: 605 € (6-7 kg)

8. Dehesa de los Monteros

Esta prestigiosa empresa se encuentra en la Serranía de Ronda, un entorno natural privilegiado, que nació tras un proyecto íntimo y personal que ha ido ganando en rentabilidad y calidad. Ofrece productos ibéricos de animales criados en libertad, aprovechando las dehesas de la sierra en las que abundan las castañas, de ahí su exquisito sabor y la delicadeza de su carne.

Precio: 545 € (7-7,5 kg)

9. Fisan, Alta Gastronomía

Se trata de una auténtica joya de la gastronomía, de la que solo existen 101 piezas únicas. Desde que los cerdos ibéricos están en la dehesa, son seleccionados y cuidados con todo el mimo para conseguir este preciado tesoro de los mejores paladares. Su tiempo de curación, siempre empleando las técnicas más naturales y tradicionales, es de mínimo 60 meses.

Precio: 1.200 € (8,5-9,5 kg)

10. Maldonado

Desde Extremadura llega este prestigioso jamón ibérico que ha sido galardonado en los mejores salones internacionales de todo el mundo. No en vano, esta empresa solo trabaja con cerdos ibéricos inscritos en los libros genealógicos, lo que lo convierte en un producto totalmente exclusivo. Estos jamones forman parte del proyecto Albarragena, donde se garantiza el ADN del jamón.

Precio: 645 € (7 kg)

11. Carrasco

Se trata de otra de las empresas más importantes de jamón ibérico con denominación de origen de Guijuelo, en Salamanca. Además de ofrecer un producto de máxima calidad, también están especialmente implicados en la investigación, para conseguir conservar las mejores propiedades de un producto de gran calidad. Su proceso de curación dura entre 34 y 48 meses.

Precio: 520 € (7,5-8 kg)

12. Montellano

Situada en Salamanca, se trata de una de las empresas con mayor tradición en la elaboración de productos ibéricos, especialmente jamones y paletas. Esto se produce gracias a la cuidadosa selección de los mejores cerdos que han sido alimentados en libertad y cuya base de alimentación es la bellota. Cuatro generaciones avalan la producción de un producto con gran calidad.

Precio: 521,40 € (8-8,5 kg)

13. Lazo

Se trata de una pequeña empresa amparada por la prestigiosa denominación de origen de Jabugo. Ubicada en la Sierra de Huelva, se cría una variedad de cerdo ibérico denominada Manchado de Jabugo. Su característica principal son las manchas irregulares que aparecen por todo el cuerpo. Otra de las características que utiliza la empresa es su peculiar secadero, construido de madera y que funciona desde hace más de 50 años. Lo que le concede una calidad muy especial y singular.

Precio: 360 € (7-8 kg)

14. Sánchez Romero Carvajal

La ganadería de esta empresa, situada en Jabugo, es 100 % ibérica, criada en un hábitat totalmente natural, en libertad y en la que se respeta el medioambiente, así como el bienestar animal. Se trata de una marca centenaria que ha renovado su imagen, ampliando sus productos que están garantizados con la mejor calidad de Jabugo.

Precio: 514,80 € (7-8 kg)

Una vez descubiertas todas las bondades y privilegios que nos ofrece un buen jamón ibérico, seguro que no puedes resistirte a la tentación. No lo dudes y déjate llevar por el mejor placer para tu paladar y, también, para tu salud.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar