Escrito por Tendenzias

El cocktail Negroni

Corrían los locos años 20, cuando la aristocracia italiana hacía de las suyas por las calles de Florencia. Esta ciudad era el lugar de reunión más conocido de Europa de la alta aristocracia; un lugar donde disfrutar de una bebida elegante en un ambiente de alto postín conversando de temas políticos. Y fue en Florencia donde el conde Camillo Negroni se reunía hace ya más de 90 años.

Negroni

Se trataba del Café Casoni, y el barman Fosco Scarselli, quien ya conocía el gusto habitual del conde: siempre pedía un Americano, Vermuth y Campari a partes iguales. Sin embargo, con el paso de los días y meses, el conde se cansó de aquella bebida, así que ambos se pusieron de acuerdo en hacer una prueba, y añadieron al Americano habitual, Dry Gin a partes iguales también. Y así nació el Negroni, un cocktail al que el barman le puso el nombre de su cliente más habitual.

Ingredientes 

  • 1/3 parte de Vermut rojo
  • 1/3 parte de Campari (bitter)
  • 1/3 parte de Ginebra

Preparación

El cocktail, que según los grandes entendidos dicen que hay que preparar en el mismo vaso, debe llevar un par de cubitos de hielo máximo, pero nunca picado ni molido, pues el Negroni jamás debe aguarse. Por esa misma razón, las bebidas deben servirse ya frías de antemano, a fin de que el hielo no se derrita rápidamente y ensucie la bebida. Hay quien le añade unas gotas de limón para potenciar el sabor, sobre todo de la ginebra. Sin embargo, la fórmula original se servía con una rodaja de naranja en el filo del vaso.

El vaso clásico para un buen Negroni es el llamado Old Fashion, un vaso bajo y ancho, y recordad que las partes de los licores han de ser exactamente iguales, puesto que más ginebra de la cuenta daría un sabor excesivamente fuerte y alcoholizado, mientras que un exceso de vermut endulzaría en exceso el Negroni.

Foto: Puntemes

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos