Escrito por

El queso Idiazábal: origen y recetas

El queso Idiazabal es uno de los quesos más interesantes del territorio español y que no tiene toda la fama que debería. Cuenta con su propia Denominación de Origen y se puede presentar tal cual o disfrutarlo en un sinfín de recetas. Os contamos cuál es su origen, qué lo ha hecho tan famoso y cómo podéis degustarlo.

El queso Idiazábal es un queso con Denominación de Origen (D.O.) propia, se elabora en el País Vasco y en Navarra, principalmente, en las zonas de Urbía o Aralar. La D.O Idiazábal nació en el año 1987 y a ella se acogen más de 500 ganaderías y 100 queserías. Casi siete millones de litros de leche que nos dan mil toneladas del queso más exquisito y más cuidado.

Cómo se elabora el Queso Idiazábal

Se trata de un queso hecho con leche cruda de oveja latxa o carranzana, que se deja curar durante un mínimo de dos meses.

Una vez echada la leche en cubas y calentada a 30º, se le añade el cuajo natural, generalmente de cordero lechal. Tras coagularse y cortarse a tiras, es prensado y puestos en salmuera durante un tiempo, hasta que finalmente son afinados, metiéndolos en cámaras a 10º y curados al menos dos meses.

El proceso de ahumado depende de la zona en que se realice, pero lo esté o no, su fama se ha extendido por toda España y es uno de los quesos más solicitados tanto dentro como en el exterior.

Cómo identificar el queso Idiazábal

Si queréis identificar el queso Idiazábal lo primero que veréis es la corteza, que ha de ser lisa y de color homogéneo, que puede ir desde el amarillo hasta el parduzco, según la zona.

El color del queso también es muy homogéneo y puede ir desde el amarillo pajizo hasta el blanco marfil.

Al partirlo notaréis un olor intenso y penetrante. El queso Idiazábal huele mucho a leche de oveja con un ligero olor picante, y ácido. Para el caso de que lo compréis ahumado, al cortarlo también notaréis que desprende ese típico olor a humo fino.

En cuanto a textura, el queso tiene un tono perfecto de firmeza y elasticidad. Notaréis un poco de granulosidad, pero no excesiva.

Y por último, el gran placer de comerlo, porque todo se deriva en eso. El Queso Idiazábal tiene un sabor intenso, que te llena la boca. Un primer toque a leche y cuajo natural que se va tornando en picante y al mismo tiempo ácido. Cuando el queso es ahumado deja un sabor limpio pero fino a humo. Además es persistente y se mantiene un tiempo en la boca.

Queso idiazabal maridaje

Acompañar este queso de un buen vino de la Rioja Alavesa es algo que particularmente, me resulta un auténtico placer. No dejéis de probarlo en cuanto tengáis ocasión porque merece la pena.

El queso Idiazábal: Recetas

Hay multitud de platos que se pueden preparar con el queso Idiazábal, consiguiendo que su sabor y aroma impregne el resto de ingredientes para conseguir un resultado final muy especial. Es importante conocer que este queso puede fundirse, por lo que va a resultar sensacional para platos calientes.

A continuación, os compartimos algunas recetas que hemos probado en casa y que aún tenemos pendientes de publicar, que os pueden servir de inspiración para crear vuestras propias recetas caseras con este queso:

  • Croquetas de queso Idiazábal
  • Ensalada de tomate con queso Idiazábal rallado
  • Ensaladas con tacos de queso Idiazábal rebozados
  • Huevos estrellados con jamón y queso Idiazábal
  • Salsa de queso Idiazábal
  • Flan de queso Idiazábal
  • Tarta de queso Idiazábal

Si queréis disfrutar ya de un adelanto de lo que está por venir en vuestro hogar con el queso Idiazábal, os dejo una vídeo receta de Robin Food con la que vais a poder descubrir cómo trabajar con este queso y lo bien que combina con multitud de sabores:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos