Escrito por

Gastronomía murciana en el Restaurante El Caldero (Madrid)

Hace unos días estuvimos comiendo en el Restaurante El Caldero de Madrid, en la mítica calle Huertas, a diez minutos caminando de la plaza de Sol. Hoy os contamos qué es lo que podéis saborear en este restaurante.

restaurante el caldero

El trato con el cliente es excelente, no sólo por parte del maître (Juan) sino por todos los camareros, en seguida atienden a las personas que van entrando y por muy lleno que esté, por experiencia os puedo decir que todas las mesas estaban muy bien atendidas. El Caldero es un lugar en el que apetecía quedarse tranquilamente a comer y saborear cada plato, un restaurante moderno y bonito.

vino blanco alceño

Nada más sentarnos en la mesa nos encontramos con unos colines andaluces, unas aceitunas riquísimas y en seguida nos trajeron un vino blanco murcianoAlceño” bien fresquito, colocando la cubitera al lado de la mesa para el libre servicio y una botella de agua mineral.

Caldo

Tal y como estaba el día, cuando nos sirvieron un caldito bien caliente y sabroso, fue todo un acierto y un placer disfrutarlo.

caldo

Chanquetitos

Para empezar a disfrutar nos trajeron una tapa de chanquetitos al ajillo que estaban de vicio ¡No quedó nada de nada!

chanquetitos

Berenjenas a la andaluza

En mi vida había comido unas berenjenas como éstas, unas berenjenas fritas como si fueran chips. Cortadas en rodajas muy finas, crujientes y sin ningún toque de grasa, acompañadas con un poco de salmorejo con huevo duro y jamón. Una combinación alucinante.

berenjenas a la andaluza

Paella de verduras con chato murciano

Esta paella era el plato grande, el principal. Fue la primera recomendación que nos hizo Juan para la comida y los entrantes para que hiciéramos tiempo mientras lo preparaban, porque las hacen al momento, así que en 20 minutillos la teníamos frente a nosotros.

paella de verduras con chato murciano

Ya no sólo os hablo del olor, el maravilloso sabor que ni salado ni soso sino perfecto, el punto del arroz, la combinación del sabor de las verduras con el chato murciano (raza autóctona de cerdo de la región de Murcia), todo eso es glorioso pero antes de probarlo, está ese momento en el que te presentan la paella, acercan una mesa auxiliar y ves cómo la sirven frente a ti, dos pedazos de platos de paella. Una sola palabra, gloriosa.

paella el caldero

Postres

Llegó el momento del postre y continuamos dejándonos aconsejar por el maître. Mirar que suelo dejar siempre un hueco enorme para el postre pero en esta ocasión, después de tantos platos deliciosos y las cantidades de cada uno de ellos, estaba que no daba más de mí misma pero nos hablaron de Tocino de Cielo y Paparajotes… ¿Quién podría decirle que no?

loadInifniteAdd(44636);

El tocino de cielo, oh díos mío el tocino de cielo. Maravilloso, cremoso, se deshacía en la boca y un sabor a huevo al final que cómo se notaba la calidad y que era casero. A mí estas cosas son las que me enamoran al final, las que me conquistan de un restaurante.

tocino de cielo

Después llegaron los Paparajotes, que tengo que deciros que ni había escuchado hablar de ellos ni sabía cómo eran, pero si era algo típico de Murcia había que probarlo sí o sí. Pues bien, para aquellos que estuvierais igual que yo, los paparajotes son hojas de limonero rebozadas con una masa cremosa y ¡No se comen las hojas!

paparajotes

Los flambearon en una mesita auxiliar frente a nosotros y los presentaron con una bola de helado de limón, la mezcla de caliente y frío impresionante, el sabor de ambos refrescante, se notan los toques de limón en la masa y está bien bueno.

 Si vais a disfrutar de sus platos, ya me contaréis cuáles son vuestras recomendaciones, yo con estas acabo de empezar a enamorarme de la gastronomía murciana.

loadInifniteAdd(44637);

SaborGourmet.com

Newsletter