Escrito por

Hacer bizcocho

El bizcocho es una receta de mucha antigüedad, habiéndose hallado representaciones en las tumbas de los faraones del antiguo Egipto. Existen multiples variaciones y recetas, aunque básicamente podemos distinguir dos clases principales; para tomar solos o para formar tartas.

Hacer bizcocho

Imagen Achates

Para hacer un buen bizcocho se utilizan varios ingredientes, pero hay tres que son indispensables: azúcar, huevos y harina de repostería.

De hecho, con solo estos tres ingredientes se puede conseguir un bizcocho excepcional. Aunque existen multitud de recetas que usan levaduras, mantequilla, aceites, leche, nata, cacao, frutos secos, pures de fruta, fruta fresca, así como también distintos aromas como vainilla, canela, limón, naranja, etc…

Preparación:

Lo más importante para elaborar un buen bizcocho es el batido de los huevos. Dependiendo de la receta se separan las claras de las yemas, batiéndolas a punto de nieve y se baten las yemas con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina.

Es recomendable usar batidora eléctrica para hacer estos batidos ya que ganaremos tiempo y esfuerzo, así como mucha más efectifidad en la textura final.

Una vez batidos los huevos, se incorpora a la mezcla de las yemas la harina tamizada poco a poco y mezclando con una espátula con mucha suavidad para que no se baje el batido. Una vez obtenida la masa, se pasa a mezclar las claras con este preparado de la misma forma, con mucha suavidad y haciendo con la espátula movimientos envolventes.

Una vez listo, se puede pasar la mezcla a un molde previamente untado con alguna grasa y espolvoreado con harina, o bien se puede usar papel de horno para que no se pegue el bizcocho.

Es importante tener precalentado el horno a unos 180 grados. Colocaremos el molde en el centro del horno y es importante no abrir el horno hasta que el bizcocho esté cocinado, ya que sino la masa se bajaría debido al contraste de temperaturas.

Los bizcochos finos o los porcionados tipo magdalenas bastará con que estén 15 minutos al horno, mientras que los más grandes podrán permanecer cociéndose hasta una hora.

Mientras está en el horno debe subir la masa por todas partes, siempre quedando un poco más hinchado en el centro. Si nos queda demasiado seco, es que el horno estaba demasiado caliente o ha estado demasiado tiempo, en cambio si queda correoso es que el horno estaba demasiado frío.

El bizcocho es una preparación no muy laboriosa pero si bastante delicada. Si no sale a la primera no hay que desanimarse, es fundamental conocer bien nuestro horno.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos