Helado magnum Cheesecake, receta fácil y sin heladera

Preparar unos helados caseros en casa es mucho más sencillo de lo que nos lo imaginamos ¡y no requiere tanto tiempo! La prueba de ello la vais a encontrar en estos helados magnum cheesecake que hemos preparado en un periquete y que ya los tenemos listos para asaltar el congelador en cualquier momento. Receta de […]
SaborGourmet.com

Preparar unos helados caseros en casa es mucho más sencillo de lo que nos lo imaginamos ¡y no requiere tanto tiempo! La prueba de ello la vais a encontrar en estos helados magnum cheesecake que hemos preparado en un periquete y que ya los tenemos listos para asaltar el congelador en cualquier momento.

Receta de helado magnum cheesecake fácil

Como en todas las recetas habidas y por haber, si quieres que el resultado de tus helados magnum cheesecake sea estupendo utiliza los mejores ingredientes de los que puedas disponer. En este caso, va a ser fundamental utilizar unas fresas maduras o en su punto óptimo de madurez para que aporten su dulzor y sabor característico, al igual que el queso mascarpone es maravilloso y más si encontráis uno de buena calidad.

Tal y como vais a ver en los ingredientes, no hemos añadido ningún tipo de huevo ni requiere de que los batas durante horas ni nada por el estilo. Al hacer el helado magnum cheesecake en moldes tipo polo o magnum es mucho más fácil y requiere de menos trabajo, solo es rellenar, poner el palito y al congelador.

Receta fácil de helado magnum cheesecake – Ingredientes

ANUNCIO

Para 4 helados (tipo magnum)

  • 150 gr. de queso mascarpone
  • 150 gr. de yogur griego
  • 6 fresas maduras
  • 4 galletas tipo digestive

Para la decoración (opcional):

  • 200 gr. Chocolate blanco
  • 1 cucharada de aceite de coco

Cómo hacer helado magnum cheesecake fácil

Lava las fresas y las quitas lo verde. Las pones un plato y presionándolas con un tenedor verás que se deshacen en seguida. No hace falta que las dejes completamente líquidas si te gusta encontrarte tropezones en los helados.

ANUNCIO

En un recipiente mezclas el queso mascarpone con el yogur griego hasta que esté completamente homogéneo, verás que queda una textura con cuerpo entre medias a ambos ingredientes.

Añades las fresas machadas y haces un par de movimientos envolventes. No buscamos que quede una forma homogénea, si no que se mezcle ligeramente, para que de esta forma se distingan las partes de fresa de las de crema.

Rellena los moldes que hayas escogido para hacer tus helados, introduce el palo y deja hueco para que entre la galleta. Da unos ligeros golpes a los moldes contra la mesa para que se esparza bien el relleno.

En este caso, a diferencia de las tartas, no vamos a mezclar la galleta triturada con mantequilla si no que la vamos a añadir tal cual. Por ello, encima mismo del helado puedes comenzar a desmenuzar la galleta con las manos y dejar que vaya cayendo sobre ella. Tienes muchas formas de añadirla, dejándola solo en la base, en la punta, por toda la superficie, en un lado… Esto es a gustos.

En mi caso, los moldes son tal y como los veis, por lo que para meterlos en el congelador los cubro bien con papel film para que no quede ningún resquicio disponible para el hielo. Lo suelo meter en el congelador de un día para otro pero seguro que en unas 6 horas (o menos) los tenéis listos.

ANUNCIO

Después, para aquellos que queráis bañarlos en chocolate, solo tenéis que derretir el chocolate blanco y le añadís el aceite de coco. Lo ideal, para que os sea más sencillo, es introducirlo en un vaso donde después podáis meter totalmente el helado, así que quede cubierto por completo. Para terminar de decorarlo podéis añadir unos hilos de yogur, fresa u otro chocolate por encima.

Los podéis comer directamente o ya los metéis de nuevo en el congelador pero bien tapados.

Otras recetas de helados que os pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar