Historia de la pizza napolitana

No es que sea sencillo, pues lo cierto es que hay muchos tipos de pizza incluso dentro de Italia, no obstante, hoy por hoy por lo menos es posible encontrar pizza napolitana a domicilio estemos en el lugar que estemos del planeta. Aún así, nunca debemos olvidar que se trata de un plato con muchísima historia y que, además, cuenta con una denominación de origen muy clara. La pizza napoletana ha sido tantas veces mal elaborada, que incluso desde la UNESCO se la toman en serio declarándola Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2017, por tanto, quizá sea buena idea saber cómo surgió uno de los platos más conocidos a lo largo y ancho del planeta y cuáles son sus ingredientes más tradicionales.

La pizza napoletana

La pizza napolitana no es igual que la pizza romana o que cualquier otra pizza que podamos probar de cualquier otra región de Italia. Nos encontramos con una masa tierna y extremadamente delgada, pero bastante alta en sus bordes. Si bien es cierto que actualmente podemos encontrar un sinfín de ingredientes y variantes, las originales, las primeras, se hacían únicamente con tomate y queso.

Historia de la pizza

Podríamos decir que antes del siglo XVIII ya existía el concepto de pizza en la zona de Nápoles. No obstante, no era la verdadera pizza napoletana que conocemos hoy. Es más, se la conoce como la pizza bianca, pues se hacía como una especie de focaccia con ajo, perejil y aceite de oliva.

Hay que recordar, además, que el tomate, ingrediente principal de esta receta, no llegaría a Europa hasta el siglo XVI. La fruta vino de Perú, pero tardó muchísimo en usarse porque los italianos pensaban que esta fruta traída por los españoles a sus tierras era veneno.

Todo esto nos hace avanzar hasta el siglo XVIII, momento en el que finalmente vencen el miedo y surge finalmente esa receta que hoy podemos saborear en muchos restaurantes con pizza napoletana.

Hay que señalar que como ocurre con otros platos típicos del mundo, los napolitanos cuidan muchísimo su plato más internacional. Son muy puristas y consideran que sólo hay dos pizzas napolitanas verdaderas. Estas dos pizzas son la marinara y la margherita.

La pizza marinara es quizá la más antigua, pues simplemente lleva orégano, ajo, aceite de oliva y tomate, así como un poco de albahaca. Su nombre no debe conducir a engaño; y es que no se llama marinera por llevar pescado. En este caso, el nombre viene porque era el plato de los pescadores cuando volvían de sus largas jornadas de trabajo en la bahía de Nápoles.

En cuanto a la pizza margherita, la más conocida en el mundo, se le atribuye a Raffaele Esposito. Este señor trabajó en una de las primeras pizzerías de Nápoles. En ese horno, para celebrar la visita del rey Umberto I y su reina Margherita Teresa de Saboya en 1889, creó tres pizzas diferentes. La elegida por la reina fue la que recordaba a la bandera italiana por sus colores: verde (albahaca), blanco (mozzarella) y rojo (tomate). A partir de ese momento y en honor a la reina, esa pizza se llamó Pizza Margherita.

Por tanto, es posible que hoy por hoy probemos muchísimas variantes con masas además diferentes, pero si queremos volver a la tradición más antigua, la pizza napoletana es nuestra opción.

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar