Escrito por

Lasaña de alcachofas y jamón

Lasaña de alcachofas y jamón, una forma sensacional de disfrutar de estos dos ingredientes y conseguir un plato contundente. La bechamel es lo que os va a llevar más tiempo de prepararla, pero compensa muchísimo hacer una bechamel casera y es sencillo si se siguen los pasos indicados.

Lasaña de alcachofas y jamón

La combinación de alcachofas con jamón no es nada novedoso y es que, con esta receta no tratamos de hacer algo nuevo, sino de sacarle el máximo partido a las cosas más ricas. Para mí, increíblemente fan de las lasañas, la combinación de estos dos ingrediente entre capas de pasta y con salsa bechamel, me parece un plato tremendamente rico.

De las alcachofas nos vamos a quedar con los corazones de las mismas, la parte más jugosa, lo que va a ser un paso fundamental a la hora de limpiarlas y seleccionar lo mejor de lo mejor. Ante la duda, siempre podéis comprar ya los corazones de alcachofa en conserva, si no sólo tenéis que comprar unas alcachofas frescas, cerraditas y luego a limpiar en casa.

Y sin más, os contamos cómo preparar una lasaña de alcachofas y jamón bien rica, sin grandes dificultades.

Lasaña de alcachofas y jamón: Ingredientes

  • Placas de lasaña
  • 4 -5 alcachofas
  • Jamón serrano
  • Queso para gratinar
  • Salsa bechamel:
    • Harina
    • Leche
    • Mantequilla
    • Sal
    • Nuez moscada

Lasaña de alcachofas y jamón: Preparación

El primer paso va a ser limpiar las alcachofas. Para ello, quita las hojas del exterior de las alcachofas, verás que tienen una textura muy dura. Corta la punta de las alcachofas, todo aquello que veas dañado o endurecido. Corta un poquito el tallo y pélalo, verás que el interior también es tierno.

Si tienes muchas alcachofas, las pones en agua con zumo de limón para evitar que se oscurezcan.

Pon un recipiente al fuego con agua, sal y un poquito de aceite, también tienes la opción de echar un chorro de vino blanco o vino para guisar. Cuando hierva añades las alcachofas y lo dejas 30 minutos, hasta que estén bien tiernas.

El siguiente paso va a ser preparar la salsa bechamel. Tenéis una receta anterior aquí “cómo preparar salsa bechamel” con cada paso descrito al detalle, así que aquí sólo os resumo:

  • Derrite la mantequilla a fuego bajo y, después, echa la harina. Remueve para que se tueste sin quemarse.
  • Añade un poco de leche y remueve para que se vaya ligando la harina. Repite esta operación cada vez que te quede espeso hasta conseguir una textura cremosa. Pruébalo, no tiene que saber ni a leche ni a harina.
  • Incorpora la sal y la nuez moscada, continúa removiendo. Cuanto más trabajada esté la bechamel, más rica.
  • Una vez la tengas, reserva a fuego muy bajo o apaga directamente.

Vamos con el montaje de la lasaña:

  • Echa un poquito de bechamel sobre la fuente donde vayas a preparar la lasaña (tiene que ser apta para el horno).
  • Coloca una placa de lasaña, encima unos corazones de alcachofa y encima unas lascas o lonchas de jamón serrano.
  • Cubre con la salsa bechamel y repite la operación de capas anterior.
  • La última capa de salsa bechamel la cubrimos con una buena capa de queso para gratinar o un queso gratine que os guste.

Lo metéis al horno previamente precalentado a 200º durante 30 minutos. Esto va a depender de las recomendaciones de tiempo que aparezcan en vuestra caja de placas de lasaña, pues pues puede variar. Una vez lo tengas, sólo queda servir y disfrutar de una cremosa bechamel bañando alcachofas y jamón.

Otras recetas que pueden interesarte son:

SaborGourmet.com

Newsletter