Escrito por

Mamotas: Castañas con leche

¿Alguna vez habéis probado las castañas con leche? Os traigo una receta tradicional de mi tierra o tal vez de todo el norte.

castañas

Esta receta tiene muchos nombres, incluso en nuestro pueblo cada uno la llama de una forma diferente, pero hoy la he querido titular con el nombre que se le da en mi familia “mamotas“. Para hacer mamotas es importante seleccionar las castañas, cuanto más gorditas mucho mejor ya que vamos a cocerlas.

Este plato que ahora puede parecernos simple (y que os recomiendo probarlo antes de juzgarlo), era una auténtica delicia y una perfecta manera de alimentarse en los tiempos en los que no había mucha comida, un plato nutritivo que recuerda a la infancia de muchos. Como dice mi madre, el que era más rápido comía más ¡Así que ser avispados que es plato único!

Ingredientes:

  • Castañas
  • Leche de vaca
  • Agua

Preparación

En abundante agua ponemos a cocer las castañas, durante 30 minutos aproximadamente. Cuando veáis que alcanza este tiempo, sacáis una castaña y probáis para ver si ya están cocidas o todavía les queda un poco más.

castañas cocidas

 Cuando las tengáis cocidas, las ponéis en un escurridor para que pierda todo el agua y se temple un poco la piel de la castaña para poder quitarla sin necesidad de quemarnos.

castañas-cocidas-leche

A la hora de abrir la castaña hay muchas maneras, hay quien la corta y pela pero mi madre lo que hace es morder una de las puntas y después aprieta desde el lado contrario de la castaña para que salga como un puré, cocida y desmigada. Hacéis el proceso que más os guste hasta que tengáis un buen plato ante vosotros (ojo que las castañas llenan mucho).

castaña cocida

En el centro del plato hacéis un pequeño hoyo donde vais echando leche fría, mezcláis con las castañas y vais comiendo. La leche fría se va echando según se acaba porque no se busca hacer un puré sino disfrutar de la temperatura de ambos ingredientes, del contraste y de los sabores.

castañas con leche

No podemos comparar la leche que compramos ahora con la de entonces, pero si tenéis la oportunidad de probarlo con leche recién ordeñada, habréis regresado a los sabores de la infancia de muchos adultos de hoy en día.

Más recetas:

SaborGourmet.com

Newsletter