Escrito por

Marmitako de Bonito

El marmitako de bonito o de atún es uno de los platos más típicos de la cocina vasca,  muy fácil de preparar y con un sabor exquisito. Con esta receta vais a disfrutar de un guiso de pescado extraordinario, oloroso y muy sabroso.

Una de las mejores ventajas que tiene el marmitako de bonito es que es increíblemente sencillo de preparar, sin grandes complicaciones y con un aroma sensacional que hace que uno salive desde el primer momento.

Es ese tipo de guisos que no requieren que uno sea un especialista en la cocina o que tenga una gran experiencia. Con un sencillo paso a paso veréis que tenéis un marmitako de primera.

El marmitako se puede preparar con bonito o con atún, todo depende de la temporada en la que vayáis a prepararlo encontraréis o no este pescado fresco en vuestras pescaderías. Sea cual sea el pescado que utilicéis, veréis que el resultado es absolutamente sensacional.

Con este tipo de guiso de pescado vais a necesitar un buen trozo de pan porque la salsa está impresionante.

Marmitako de bonito: Ingredientes

Para 2 personas:

  • 250 gr. de bonito
  • 2 patatas grandes
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento choricero
  • 100 gr de tomates maduros
  • 1 copa de vino blanco seco
  • Aceite de oliva
  • 3/4 de litro de caldo de pescado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil
  • sal

Marmitako de bonito: Preparación

Lo primero que haremos será calentar el aceite en una cacerola o cazuela de barro, añadir la cebolla previamente picada y rehogarla. Cuando esté transparente añadimos el pimiento verde troceado, los tomates pelados y picados, y la pulpa de los pimientos choriceros.  Subimos un poco el fuego y vamos removiendo para que se mezclen todos los ingredientes.

Cuando veamos que se van haciendo, vamos removiendo de vez en cuando y con la paleta procuraremos que el tomate se vaya deshaciendo, pero sin romper los trozos de pimiento que hemos incorporado.

Mientras tanto, pelamos las patatas, las lavamos y troceamos. La manera más rica de cortar una patata para un guiso, es que el corte no se haga recto, sino que haga un ruido como si se rompiera. Una vez que estén bien rehogados los ingredientes incorporaremos las patatas a la cazuela y removeremos bien para que las patatas se integren.

Dejamos que rehogue todo junto durante unos minutos  más para la perfecta combinación de sabores. A continuación, añadimos la copa de vino blanco seco y el caldo.

En un mortero, majar los dos dientes de ajo con un poco de sal para que no se escapen, añadimos unas ramitas de perejil y continuamos. Una vez que estén bien machados, incorporarlo de nuevo al guiso.

Dejamos que cueza todo junto a fuego lento durante veinte minutos aproximadamente.

Cuando las patatas estén casi cocidas (podemos comprobarlo con la punta de un cuchillo bien afilado, si se clava suavemente las patatas ya están hechas, si nos cuesta introducir el cuchillo aún están duras), añadimos el bonito cortado en trozos pequeños o desmenuzado si se prefiere, esto va en los gustos de cada uno.

Comprobamos cómo está de sal y dejamos que hierva durante unos cinco o siete minutos más, pasado el tiempo apagamos el fuego y lo tapamos. Dejamos que se haga por sí sólo durante diez minutos más y pasado el tiempo ya estará listo para servir.

loadInifniteAdd(44636);

Lo mejor que podéis hacer es llevar la misma cazuela a la mesa para servir, de esta manera si todavía no habéis servido todo el marmitako se mantendrá caliente y cerca para servir de nuevo a aquellos que repitan.

Otras recetas de pescado que os van a resultar interesantes son: