Escrito por

Mejillones tigre o croquetas de mejillones

Hablar de mejillones tigre es hablar de croquetas de mejillones sobre la cáscara del mejillón, una presentación sensacional para una bechamel de mejillones estupenda. Un plato que encanta y que es un entrante perfecto para una cena de picoteo o la mismísima cena de navidad.

Mejillones tigre o croquetas de mejillones

Si has hecho croquetas previamente, en los mejillones tigre no vas a encontrar ninguna dificultad, sólo que es un plato elaborado y que lleva algo de tiempo preparar todas las partes del mismo. Si es la primera vez que haces una bechamel, no te preocupes, vamos a guiarte en el paso a paso para que te resulte de lo más sencillo.

Nosotros hemos preparado unos mejillones tigre clásicos pero encontraréis recetas que le echan más mariscos a la bechamel, ya sean unos langostinos como unas gambas. Esto va en cuestión de gustos y de los ingredientes que tengáis en casa. En nuestro caso, os puedo decir que están sensacionales.

La razón de que les llamen tigres es porque la receta original se hacía con picante, entonces según picase más o menos eran más o menos tigres o rabiosos. La receta que nosotros os presentamos no es picante, pero siempre podéis añadir un poco de guindilla molida al relleno o aumentar la cantidad de pimienta.

Mejillones tigre – Ingredientes

  • 1 kg Mejillones
  • 2 cucharadas colmadas de harina
  • 1/2 litro de Leche entera (aproximadamente)
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 chalotas o 2 cebollas pequeñas
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • 2 Tomate maduros
  • Aceite de oliva
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • 1 hoja de laurel

Mejillones tigre – Preparación

Cómo abrir los mejillones

Lava los mejillones y retira de la cáscara los restos de mar que puedan contener, al igual que las barbas.

Pon un poco de agua en una cacerola (no tiene que cubrir los mejillones, ni mucho menos) con una hoja de laurel y dos dientes de ajo. Cuando esté caliente se añaden los mejillones y se dejan unos 3 minutos.

Verás que en ese tiempo se han abierto todos o la gran mayoría; si has echado mucha cantidad ve retirándolos según los veas abiertos. Es importante tener en cuenta que no los puedes dejar mucho tiempo al vapor, pues se endurece.

Los colocas en un plato a enfriar y mientras cuela el agua donde los has cocido, resérvala.

Termina de abrir los mejillones, retira el mejillón a un plato y limpia el interior de las cáscaras, que no quede nada. Las reservas para el relleno.

Relleno de los mejillones tigre

Hay dos formas de preparar esto, una más rápida que sería meter todas las verduras en la picadora, o trocearlas. En mi caso, hemos optado por la opción más rápida porque también queda una textura más fina.

Limpia la cebolla y un diente de ajo, retira la cáscara. Los cortas en cuatro y los metes en la picadora.

Limpia el pimiento rojo y lo cortas en trozos grandes, a la picadora también.

El tomate podéis utilizarlo natural previamente pelado, salsa de tomate frito casera o, en mi caso, que hemos optado por tomate triturado. Lo añadís también al vaso de la picadora y lo trituráis todo.

Pon una sartén al fuego con un chorrito de aceite y, cuando esté caliente, añades todo el contenido del vaso de la picadora. Salpimienta. Dejas que se haga durante unos 7-10 minutos a fuego bajo.

En el mismo vaso de la picadora añades la carne de los mejillones y lo trituras nuevamente. Lo añades en el momento en el que el paso anterior esté listo. Será el momento de añadir también el vino blanco, medio vaso del caldo de los mejillones y el tomate.

Remueve y deja que reduzca durante 10 minutos.

Mientras tanto, comenzamos a preparar la bechamel. Si necesitáis un paso a paso muy detallado, os recomiendo este artículo “Cómo hacer salsa bechamel“, sino sabéis que hay que:

  • Echa una cucharada de mantequilla en una sartén o cacerola antiadherente.
  • Cuando se funda, añade toda la harina y remueve para que se vaya cocinando, así perderá el sabor a harina.
  • Ve añadiendo leche poco a poco, según la vaya absorbiendo la harina, y sin dejar de remover.
  • Tenéis que obtener una bechamel densa, como para hacer unas croquetas, y sin grumos.
  • Añade sal y nuez moscada.

Cuando la bechamel esté lista y el otro relleno esté reducido, se mezclan durante unos 10 minutos. Remueve para que todo quede bien integrado y no se pegue. Una vez esté listo, se retira y se deja enfriar.

En el momento en el que esté frío, se rellenan los mejillones con ayuda de una cuchara. Para el rebozado se pasan por huevo y después por pan rallado. Podéis freírlos al momento o congelarlos para disfrutarlos en otro momento.

En cualquiera de los casos, la fritura va a ser exactamente igual pero variará el tiempo, los mejillones tigres frescos se harán en menos tiempo que si están congelados. Pon una cazo o una sartén con abundante aceite de oliva, cuando esté caliente los añades y dejas que se vaya dorando el pan rallado.

Una vez lo tengas, retiras sobre un papel de cocina para que absorba la grasa sobrante y presentas.

Otras recetas de mejillones que te pueden resultar interesantes:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos