Escrito por Tendenzias

Los mejores trucos para tus bizcochos

Ya, sí, por supuesto, hacer un bizcocho es facilísimo, todo el mundo nos lo dice… nuestra tía, nuestra abuela, la madre de nuestro mejor amigo, pero si cada vez que intentas hacer un bizcocho, te pasas el tiempo de cocción mirando la puerta del horno esperando que se produzca el milagro de la levadura y que no se hunda, has llegado al post que te va a dejar las cosas bien claras, para que esto no vuelva a suceder.

Remontándonos a los pasados primigenios, recuerdo la primera vez que pretendí hacer un bizcocho. Agarré el libro de recetas y, por supuesto, me lancé a por el más estupendo de todos, con naranja y chocolate. El resultado fue nefasto, como el de los 10 siguientes, y el bizcocho subía (un poco) y después se desplomaba dentro del horno. Como tengo una vena científica bastante desarrollada, me puse a preguntar a todo cocinero/a que se me pusiese por delante, qué podía ser lo que había hecho mal. La conclusión, era que todo lo había hecho bien y que no había posibilidad de que el bizcocho no hubiera salido. Pero aquello seguía siendo un engrudo asqueroso.

No cesé en mi empeño y seguí arruinando bizcochos. Que si tamizar la harina, que si las claras a punto de nieve, que si no se puede abrir el horno,… y yo lo hacía todo, y el bizcocho se desinflaba una y otra vez hacia un estado incomestible. Podía no subir en toda la cocción. Subir y desplomarse dentro del horno. Sacarlo estupendo y que luego se hundiera.

Llegué hasta a intentar hacerlo con una Thermomix y volvió a suceder lo mismo. El bizcocho se hundía hasta convertirse en un pegote marrón y asqueroso que se pegaba a los dientes.

Después de años probando, tengo un dodecálogo personal para no fallar con un bizcocho. Sin trampa ni cartón.

Comienza preparando recetas de bizcocho de yogur

bizcocho-de-limon

¿Por qué? Porque son las más sencillas. Las recetas de chocolate a menudo quedan mal (es complicado encontrar un chocolate que no falle) y puede que una vez cocido el bizcocho, te huela a amoniaco.

Las recetas con frutas son muy peligrosas. Las frutas añaden muchísimo contenido líquido a la masa, de manera que es posible que te excedas y la harina no sea capaz de compactar tanta agua y el bizcocho se hunda al perder temperatura. Pero no os preocupéis, os daremos un par de trucos para que esto no pase.

Aquí te dejamos recetas de “Bizcocho de yogur” y “bizcocho de limón esponjoso

La elección del molde

Utiliza un  molde con forma de corona circular. Esto es otra garantía de éxito. Si coges un molde muy grande, el centro va a tardar infinitamente más que los laterales en hacerse. Cuando tengas el proceso dominado, lánzate a otros moldes. No te creas que tiene tanta importancia el material del molde: vidrio, metal o silicona están fenomenal.

Conoce a tu horno

Sí, parecería que todos los hornos son iguales si los pones a 180 ºC, pero no es verdad. Cada horno las lía de manera diferente. La mayor parte de los hornos calienta mucho más al fondo a la derecha y eso puede hacer que el bizcocho se queme por un lado y no se cocine por el otro. Es sencillo, antes de hacer el bizcocho, haz una pizza y comprueba si la diferencia es demasiado grande. Si lo es, tu única solución será girar el bizcocho.

Levadura o gasificante

¡Ya vale grandes cocineras del mundo, escritores de recetas! La levadura falla. Arriba el gasificante (el que se utiliza para las magdalenas, marca El Tigre o Mercadona o el que sea). El gasificante nos asegurará dos cosas: que el bizcocho subirá incluso antes de meterlo al horno (esto nos aliviará los nervios) y que quedará más ligero una vez cocinado.

Esos cocineros que se marcan bizcochos maravillosos y altísimos no te cuentan que echan una cucharadita de bicarbonato. Los gasificantes deben echarse después de que la masa está bien ligada, no hay que darles mil vueltas, sólo mezclarlos y conviene dejarlo reposar 5 minutos, para que haga burbujas.

No escatimes con los huevos

masa bizcocho cerezas

Puedes recortar de azúcar y a menudo de grasa (mantequilla o aceite) pero no te quedes corto con los huevos. Las recetas están pensadas para huevos tamaño L y si, como yo, compras ecológicos y son talla M, tienes que añadir un huevo más cada 3-4 huevos.

La temperatura del horno

Éste es el punto capital. Si la temperatura no es suficiente, el bizcocho se hundirá, por exceso o por defecto. Es más complicado de lo que dicen, porque los hornos mienten y no siempre alcanzan la temperatura que dicen. Hay que ir probando, no queda mucho más remedio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La humedad ambiente influye unos 20 ºC en la cocción ideal. Zonas con mucha humedad deben empezar con unos 160 – 180 ºC mientras que zonas muy secas deben irse a los 180 – 200 ºC. Comienza la cocción siempre en estas temperaturas, ya habrá tiempo de bajarlas. Por favor, ya vale de no poner la temperatura en las recetas, qué pesadilla, o de decir que ponemos el horno a temperatura media. Si después de 10 minutos, el bizcocho ha subido y vemos que se pone oscuro muy rápido, bajamos la temperatura 20 ºC. Si tienes programas que usen ventilador, utilízalo, se cocerá más uniformemente.

La altura de la bandeja del horno

Misma historia que antes, cada horno es un mundo. Si tu horno calienta mucho más por arriba que por abajo (que es lo normal) pon la bandeja en la primera o segunda guía. La comprobación la puedes hacer con la pizza, si se churrusca el queso antes de quedar crujiente la base, baja el bizcocho.

Yo tuve un horno que calentaba 4 veces más por arriba que por abajo y así tarde 3 bizcochos en hacer uno decente y una visita del técnico que me cobró 100 € por no hacer absolutamente porque era problema de las especificaciones del horno.

Mentiras infames:

No hay que trabajar la masa hasta la extenuación. Esto es cierto con los panes, pero no con los bizcochos. Con mezclar 20 segundos, es suficiente. Que no queden grumos.

Montar las claras tampoco solucionará tu bizcocho. Prueba a cambiar al gasificante y después dime si merece la pena montar las claras. Lo fundamental es la temperatura, no te olvides.

Sí se puede abrir el horno cuando ya ha subido y se ha mantenido al menos cinco minutos alto. Que no, que no es magia, el problema no es abrir o no la puerta del horno, es que el horno pierda demasiada temperatura si la dejas mucho tiempo abierta. Si lo abres y lo cierras rápidamente, el peligro es mínimo. Si tu horno es de los que queman lo del fondo, no te queda más remedio que hacer esto, para dar la vuelta al bizcocho y que se igualen ambas partes.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Pinchar el bizcocho

Para saber si está hecho, tienes que pinchar el bizcocho donde más masa haya. Por debajo de 20 minutos es bastante imposible que un bizcocho esté hecho (200-300 gramos de harina). Pincha con un cuchillo y cuando salga sin grandes pegotes, la cosa va bien. Ten en cuenta que saldrá con vaho. Eso no es un problema. Pincha siempre en la zona más elevada del bizcocho, la más alejada de los bordes del molde.

Los bizcochos de frutas

bizcocho cerezas

Son difíciles porque añaden mucha agua a la receta. Unos consejos: calienta un poco los yogures en el microondas para mezclarlos (con 20 segundos es suficiente) y comienza con la temperatura bien alta en el horno para conseguir evaporar rápidamente. Nunca eches más fruta que la que pone la receta, lo he hecho mil veces y siempre sale mal.

Una receta que os puede servir de ayuda Bizcocho de fresa; bizcocho de chocolate y fresa; bizcocho de yogur y manzana; bizcocho de cereza.

Los bizcochos de chocolate

bizcocho chocolate

¿Quieres acertar? Pon pepitas de chocolate en vez de pretender conseguir un bizcocho de chocolate perfecto a la primera. Va a quedar incluso más rico y poco a poco, puedes ir añadiendo más chocolate. Compra chocolate para repostería, si no, es muy posible que te huela la casa y el bizcocho a amoniaco.

Algunas recetas que os pueden venir bien para guiaros bizcocho de chocolate intenso y bizcocho con pepitas de chocolate

Añade tropezones al bizcocho

bizcocho_chocolate_nueces

Frutos secos, pepitas de chocolate, trozos de manzana. Pero para hacer que no se hundan, añádelos después de tener la masa dentro del molde (gasificante incluido y después de cinco minutos) recubiertos de harina (como si los rebozaras). Así conseguirás que no se vayan al fondo. Ésta es otra de las cosas que se obvian siempre en las recetas y que producen muchísima frustración.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

A continuación, os mostramos una receta que os puede gustar “bizcocho de chocolate y nueces

 Esperamos vuestros comentarios y dudas. ¡A bizcochear!

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos