Mini cheesecake de chocolate blanco

SaborGourmet.com

Una deliciosa mini cheesecake de chocolate blanco, cremosa, con una base de brownie fudge que combina de maravilla. Es uno de esos postres perfectos para los amantes del chocolate y que son realmente sencillos de preparar. Os contamos cómo hacerla en casa paso a paso.

Receta de mini cheesecake de chocolate blanco

La mini cheesecake de chocolate blanco es uno de los bocados más deliciosos que podéis encontrar, con un sabor suave y una textura cremosa que es puro placer. Además, podéis utilizar una base de estar tarta de brownie desmigado o aplastado, y si no os gusta esta opción podéis hacerlo con galletas de chocolate tipo maría trituradas y puedes añadirle alguna de lotus.

En los ingredientes vais a ver que hemos utilizado cuajada pero podéis cambiarlo por agar agar o gelatina, esto va en cuestión de gustos. A mí, personalmente, me gusta más la textura de la cuajada y es la opción que suelo escoger para este tipo de tartas.

Una de las grandes ventajas de esta tarta mini cheesecake de chocolate blanco es que se prepara de forma sencillísima, es rápida y no necesitas tener ningún tipo de conocimiento sobre repostería. La puedes tener lista para comer en unas cuatro horas, más o menos, pero es preferible que la dejéis para el día siguiente.

Como moldes para estos mini cheesecake he utilizado un molde de silicona para muffins, que son más grandes que los moldes de magdalenas. Al ser de silicona es muchísimo más fácil de desmoldar, salen enteros sin problema.

Mini cheesecake de chocolate blanco – Ingredientes

  • Brownie fudge
  • 130 gr. de chocolate blanco
  • 150 gr. de queso
  • 200 gr. de nata líquida para montar
  • 60 ml de leche
  • 1 sobre de cuajada
  • Fresas

Cómo hacer mini cheesecake de chocolate blanco

Lo primero es la preparación dela brownie. En mi caso, hemos utilizado un poquito de brownie que habíamos reservado de la preparación de esta receta «brownie con avellanas», así que hemos incluido en la base algunos de estos frutos secos para darle un toque más crujiente.

Coloca un poquito de brownie en la base y aplastas con los dedos para que se extienda y cubra toda la base.

En un cazo pones la nata líquida con el queso crema y el chocolate blanco troceado (o en gotas). Lo pones nuevamente al fuego, ve removiendo con unas varillas y deja que se funda por completo.

Mientras tanto, en el vasito de leche disuelves el sobre de cuajada y deshaces todos los grumos.

Cuando todo el contenido del cazo esté bien mezclado, añades la cuajada disuelta hasta que llegue a ebullición y no dejes de remover mientras tanto. Una vez que hierva será el momento de retirarlo del fuego y verter la crema de queso en cada uno de los moldes.

Déjalo enfriar a temperatura ambiente y después lo metes en la nevera para que cuaje por completo.

Después solo tienes que desmoldar cada mini cheesecake y por encima colocas fruta fresca, como puede ser una fresa cortada en rodajas o unos arándanos, que queda maravillosamente bien con estos ingredientes. Al utilizar fruta fresca es importante que tengáis en cuenta que hay que comerlas al momento, así que si no vais a consumirlas todas, decorad en función de cuándo vayáis a comer.

Otras recetas que te pueden gustar son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar