Escrito por

Pizza de sobrasada y mozzarella con un toque de miel

La pizza de mozzarella con sobrasada y un toque de miel es una de esos platos que una vez que lo pruebas siempre quieres más. ¿Complicaciones en su preparación? En absoluto. A continuación, os contamos cómo preparar la masa casera de pizza y combinarla con estos ingredientes.

Pizza de sobrasada y mozzarella

La pizza de sobrasada y mozzarella con un toque de miel es una oportunidad sensacional de disfrutar de un plato fácil de preparar y la combinación perfecta entre dulce y salado. Es apasionante.

Desde hace años, las pizzas que hacemos en casa siempre están hechas con masa casera. La facilidad con la que prepara y el poco tiempo que necesita es una de las grandes causas para apostar por ella, ya que veréis que no tiene nada que ver una masa comprada con la textura y el sabor que podéis conseguir con una hecha en casa.

Si os fijáis en nuestros ingredientes, en esta ocasión, quisimos hacer la pizza de sobrada y mozzarella con queso provolone. Realmente, no ha sido un acierto, os recomendamos prepararla con mozzarella para pizza (hay una mozzarella para pizza, distinta a la mozzarella fresca, también vale la que venden en lonchas para sándwich). Ésta vez, el resultado del queso no ha sido el mejor, el provolone tiene una textura más similar al chicle que al deshacerse de la mozzarella ¿Rico? Por supuesto, pero si nos ponemos a elegir ¡Mozzarella!

Pizza de sobrasada y mozzarella – Ingredientes

Masa para pizza

  • Harina para pizza
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Agua templada

Salsa de tomate casera

  • Tomate
  • Cebolla
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen

Mozzarella para pizza

Sobrasada tradicional

Miel

Cómo hacer pizza de sobrasada y mozzarella

Para preparar la masa de pizza hemos utilizado una harina preparada, a la que sólo hay que añadirle sal, agua y aceite de oliva. En función de qué tipo de harina uséis, seguir las indicaciones. En nuestro caso, para preparar la masa de pizza:

  1. Pones la harina en un recipiente y añades la sal. Remueves.
  2. Añades el agua templada (templada, no caliente) y remueves durante un minuto con ayuda de una espátula.
  3. Enharina una superficie limpia. Añades las cucharadas de aceite y comienzas a amasar durante 5 a 10 minutos la masa de pizza. En cuanto lo tengas listo, haces una bola, la metes en el recipiente y tapas con un trapo. Déjalo reposar 25 min en una zona cálida y sin corrientes.
  4. Pasado este tiempo extiendes la masa de pizzas sobre una papel vegetal y la dejas en el grosor que más te guste.

Echas un poquito de salsa de tomate casera. (Tenéis una receta fácil y rápida en este artículo “Salsa de tomate“).

Extiendes trocitos de queso mozzarella por toda la superficie.

Añades unas pizcas de sobrasada por encima del queso (cantidad al gusto).

Lo metes al horno ya precalentado a 210 grados durante unos 15 minutos o hasta que veas que el queso está fundido, la masa ha cambiado de color y si levantas uno de los bordes, se levanta sin problema.

Una vez que esté fuera, le puedes añadir un hilo de miel con el que conseguirás potenciar el contraste del dulce y el salado.

Otras recetas de pizza que os pueden gustar son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?