Cómo preparar sopa juliana fácil

Preparar una sopa juliana en casa es más fácil de lo que os podáis imaginar, además de que se trata de una sopa reconfortante, ideal para la temporada de frío pero también para esos días en los que uno quiere una sopa de esas que parece que alimentan hasta el alma. Os contamos cómo prepararla paso a paso en casa de una forma sencilla.

Receta sopa juliana

Receta de sopa juliana

La sopa juliana es una sopa sana y nutritiva que hace que se convierta en uno de esos platos imprescindibles de la cocina casera. Además, es una forma estupenda de tomar una buena cantidad de verduras y, si pensamos en niños o adultos que rechazan ciertas verduras, también es una opción estupenda para incluirlas y que las disfruten de otra manera.

A pesar de que podría parecer que estamos hablando de lo mismo, la sopa juliana y la sopa minestrone no son el mismo tipo de sopa. La sopa juliana es una sopa únicamente de verduras y la sopa minestrone es una especialidad de la cocina italiana que tiene como ingrediente principal la verdura pero también cuenta con otros ingredientes como fideos o arroz.

La sopa juliana recibe su nombre del corte que se le dan a las verduras. Juliana, en cocina, es una técnica culinaria que consiste en cortar el ingrediente en tiras alargadas y finas, de 1 -2 mm de grosor. Conseguir realizar este corte solo requiere de un cuchillo bien afilado, una buena tabla (que no se mueva) y un poco de práctica para hacerlo a mayor velocidad. Lo más probable es que ya hayas hecho este tipo de corte muchas veces pero no sabías que se llamaba de esta manera, ya que es una de las formas en las que se suelen cortar las verduras para infinidad de platos, ni qué decidir de cuando se corta la cebolla.

A diferencia de otro tipo de sopas, como la minestrone que también puede contener algún tipo de carne o hueso, la sopa juliana es apta para veganos y vegetarianos pues solo está elaborada con las verduras.

No hay una receta única de sopa juliana, si no que puedes prepararla con las verduras que más te gusten, aunque os recomendamos que las hagáis con las verduras de temporada que os van a proveer de un plato más rico, sabroso y nutritivo.

Como ya habréis visto en varias recetas, tanto nuestras como las que tengáis por casa, podéis preparar las sopas a fuego lento para que se hagan poco a poco, sacando el máximo de sabor y nutrientes de las verduras, o podéis hacerlas en su versión rápida, que siguen siendo una sopa estupenda. Esto a vuestra elección, que sé que cada uno tenemos unos tiempos distintos para poder dedicarle a la cocina.

En esta ocasión, no te digo nada de que hagas de más y congeles porque al usar patata no queda nada bien descongelada pero puedes optar por no añadir este ingrediente y probar. Yo, la verdad, es que para esta receta nunca nos ha sobrado y no solemos congelarla, así que no os puedo decir personalmente mis experiencias al respecto. Si nos centramos en los caldos caseros, tan útiles para recetas como ésta, os digo que sin problema.

Receta de sopa juliana – Ingredientes

  • 1 Puerro
  • 1/4 de repollo
  • 2 zanahorias
  • 2 ramas de apio
  • 1/2 nabo
  • 1 patata
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 litros caldo de verduras (casero o 1 pastilla + 1l de agua)*

*Si no tenéis caldo de verduras casero pero tenéis caldo de pollo (tenéis la receta en el blog) o de carne, podéis usarlo perfectamente para preparar esta sopa, únicamente tened en cuenta que variará el sabor y que ya no es apto para vegetarianos ni veganos.

Cómo hacer sopa juliana fácil

Antes de comenzar a cocinar tenéis que decidir si vais a usar un caldo de verduras casero (tenéis la receta en el blog con el mismo nombre) o si preferís utilizar una pastilla de caldo concentrado. Si optáis por esta segunda opción, solo tenéis que poner desde el principio una cacerola al fuego con 1 litro de agua y la pastilla, para que se vaya deshaciendo mientras hacéis el resto de pasos, a la par que tenéis que controlar mejor la sal que añadáis porque ya son caldos preparados.

En primer lugar hay que limpiar todas las verduras. Después hay que pelar las que lo necesiten, como es el caso de la patata, el nabo y las zanahorias. En el caso del puerro, hay que retirar mínimo una capa exterior y limpiar bien el interior, por si acaso hubiera arenilla.

Corta todos los ingredientes en juliana, es decir, en tiras finas y alargadas. Para hacerlo solo necesitas un cuchillo afilado y una tabla para cortar, otra opción es usar una mandolina.

Pon una cacerola al fuego con un chorro de aceite y, cuando esté caliente, añades todas las verduras y reservas la patata. Sofríe las verduras con un poquito de sal durante 10 minutos a fuego medio, tiene que estar casi en su punto, y en ese momento es cuando tienes que añadir las patatas.

Para saber cuándo tienes que echar el caldo tienes que fijarte que la patata esté casi transparente en los bordes.

Incorpora el caldo y lo dejas cocer durante unos 20 a 30 minutos, rectificando la sal e incorporando un poco de pimienta recién molida (si es que has usado caldo casero, si no prueba y rectifica como gustes). El tiempo de cocción va a depender de tu gusto, puesto que hay quien prefiere que las verduras estén al dente a la hora de consumir la sopa y otros que las prefieren cocidas, de ahí la variabilidad del tiempo de cocción.

Finalmente, solo queda emplatar y servir.

Esta sopa tal y como está es deliciosa, no necesita más, pero también me parece interesante que tengáis en cuenta que podéis personalizarla añadiendo unas hojas de perejil o cilantro fresco, unos picatostes caseros, lo que os apetezca.

Sea como sea, sirve esta sopa bien caliente para que puedas disfrutar de un plato bien reconfortante.

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar