Escrito por

Refrescante sorpresa gastronómica en forma de menú degustación

Hoy os traemos una sorpresa gastronómica en forma de evento y menú degustación fuera de lo habitual, de la mano de Shandy Cruzcampo Zero y la Academia del Despiece. Si continuáis la lectura os vamos a deleitar y divertir de igual manera, allá vamos.


Cervezas Shandy Zero antes de la cena

Cervezas iniciales presentación

Primero entramos en una sala donde nos despojaron de todos nuestros enseres, móvil incluido, ya que para mantener el nivel de expectación en aquellos que no han podido asistir, prefieren que no haya mucha información al respecto y de la experiencia sea completa.

Comenzamos disfrutando de una Shandy Cruzcampo Zero y empezó una presentación muy amena sobre cómo se fabricaba dicha cerveza, pero no penséis en nada aburrido ya que un inventor loco nos explicó todo el proceso a su manera y con muchas prisas.

profesor chiflado Shandy Zero

Menú degustación sorprendente y divertido

A partir de aquí no hay imágenes de nada por petición expresa del restaurante Academia del Despiece. En parte, cuando uno termina la velada, comprende perfectamente la razón, ya que perdería la gracia desvelar toda la información a nuevos comensales que buscasen opiniones sobre la experiencia.

Si es cierto que se asemeja mucho a una isla de cocina profesional y cada uno de los 12 integrantes tiene a su disposición un kit de herramientas muy al de estilo de Masterchef o Topchef.

Así que lo que vamos a desvelar es poco más que el menú que aparece en su web, en este caso asistimos al curso del tercer trimestre que incluía los siguientes platos:

Ejercicio Tangram

Compuesto por frutas y verduras aromatizadas con distintas especias muy interesantes, con unas pinzas de chef teníamos que colocar los distintos alimentos haciendo formas específicas.
pinzas chef decoración platos

El Mar X400

Aperitivo marino muy creativo simulando la típica superficie donde se inspeccionan las bacterias en un microscopio de laboratorio. Como aliciente viene todo por separado y, personalmente tengo que deciros que a mí me encanta probar los ingredientes antes de integrarlos todos juntos para comérselo.

Chuletón Toné

El segundo aperitivo ya requiere de unas dotes de técnica de emplatado un poco más elaboradas, aunque cualquiera puede hacerlo en mejor o peor medida. Nos disponen en una tabla de metacrilato un carpaccio de ternera sobre el que debemos realizar un serie de acciones para conseguir un plato con un sabor muy intenso.

El factor de emplatar cada uno su propia comida creo que a mucha gente le resultará muy curioso y entretenido, a la par que divertido.

Huevo té

El tercer aperitivo tiene una simulación de la típica ceremonia del té japonesa. El plato terminado tiene unos toques orientales muy logrados que, junto con el ambiente, nos envuelve y conecta con lo que estamos realizando.

Cebolla Trilera III

Aunque pueda parecer a simple vista algo sencillo, con 3 láminas de cebolla, 3 fondos distintos y un caldo de verduras muy andaluz, nos adentra en algo completamente nuevo en cuanto a sabores refrescantes.

Despiece del trimestre “Atún rojo”

Acostumbrados a tomar el atún en diversas formas y texturas, nos presentan un plato con 6 cortes del atún que nos hace imaginarnos la gran variedad de posibilidades que existe en este fantástico animal, tan apreciado en los países asiáticos en general y en Japón en particular.

Mención especial a una forma cúbica envuelta de gelatina que te sorprende por ser algo que no te esperas al comerlo.

De la lonja a la mesa

Algo tan nuestro como una gamba de Huelva, que cocinamos al punto que más nos guste y aliñamos con un encurtido de algas y un aceite aromatizado muy potente.

Para gente que le gusta el marisco, como es mi caso, se convierte en un bocado muy delicado y sabroso… Os confieso que chupé hasta la cabeza de la gamba, algo que me llevó casi al nirvana.

Después de este último plato nos tomamos un descanso de 10 minutos, ya que la experiencia es bastante larga (no hagáis muchos planes para más tarde).

Carne picada III

Volvemos al mundo carnívoro con un steak tartar. Delicioso y cuidadosamente aliñado, aunque las cantidades que nos ofrecen siempre son mayores que las que hay que incluir para realizar más o menos fuerte, cómo la materia prima es de primera calidad casi no haría ni falta aliño alguno.

Hemos pasado a un nivel de emplatado más complejo que los anteriores, con muchos más pasos, aunque para el que se pierde siempre tenemos a dos personas cerca que podemos preguntarle cualquier duda que nos surja.

Hueso III

Este plato comenzamos con uno de los utensilios más peligrosos que usaremos en el menú degustación, el soplete, quien haya ido al restaurante de madrid de Chicote se acordará del tuétano a la brasa que sirven allí.

Como siempre llevado a otro nivel con unas texturas que convierten el plato en algo exquisito y memorable.

Trufa coreana

Terminamos la parte salada del menú con una simulación de trufa blanca, que realmente no tiene nada que ver. Esta elaboración y emplatado se puede considerar muy truck food, tan de moda últimamente.

Es el único plato para compartir cada dos comensales ya que solo por sí mismo terminaríamos llenísimos. También nos envuelve con sabores muy asiáticos y una mezcla de texturas muy acertadas.

Dulce examen

Para comprobar como de habilidosos nos hemos convertido con el kit de herramientas y técnicas de emplatado, terminamos con un postre que solo puedo desvelar que no dejará indiferente a nadie, la única prueba con tiempo límite.

Aquí podéis ver una foto final de los asistentes al evento y se puede intuir la sala para un máximo de doce comensales.

Graduación gastronómica Academia del Despiece
Degustación de graduados

Para terminar nos ofrecieron un licor completamente casero, no hablamos de los típicos, sino bebidas alcohólicas con sabores refrescantes e impensables.

Mención especial las personas que nos atendieron/ayudaron para que la experiencia fuese más allá de lo divertido.

Resultado final del evento y menú degustación: ¡¡¡Sorprendente!!!

Gracias al Grupo Heineken y a Shandy Cruzcampo Zero hemos disfrutado de una experiencia única, que como nos dijeron en la presentación es lo que quieren conseguir con su cerveza: algo que no sirva contarlo si no que necesites probarlo para poder explicar la experiencia. Realmente lo consiguieron.

Mencionar que no esperéis una variedad de sabores y texturas típicas de un restaurante con estrella michelín, pero también decir que ni lo necesitan, consiguen involucrarte para que no sea un menú degustación al uso, uniendo a doce comensales desconocidos en risas y conversaciones frescas y entretenidas.

Si vais a alguna vez a la Academia del Despiece y probáis alguno de los cuatro cursos distintos que tienen (cambian cada 3 meses) nos encantará que nos contéis vuestra experiencia.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos