Escrito por Tendenzias

Solomillo en salsa de coñac

Ésta es otra receta de solomillo fácil de preparar y con un sabor impresionante. Os contamos cómo hacer esta salsa en tres pasos y disfrutar de un plato único.

solomillo en salsa

Hay recetas que de lo simples que son parece que cómo uno las va a publicar, pero a recetas sencillas placer asegurado. La combinación del sabor del solomillo con la salsa de coñac os dejará enamorados.

La cantidad que os damos para preparar esta salsa es para entre 4 y 6 personas, siempre dependerá de cuán bañados uno quiera los solomillos o si tenéis pan a mano, porque esta salsa es para mojar y no dejar nada en el plato ¡100% asegurado!

Ingredientes:

  • 2 medallones de solomillo/persona
  • Sal
  • Pimienta molida
  • 1 cebolla
  • Un brick pequeño de nata líquida (200ml)
  • Una tacita pequeña de coñac (aproximado)*
  • Aceite de oliva

* La cantidad del coñac depende mucho de los comensales.

Preparación:

Lo primero que vamos a preparar será la salsa de coñac, ya que los solomillos hay que comerlos recién hechos.

Para preparar la salsa cortaremos la cebolla en juliana, cuanto más fina más rápido se pochará. (Esto es sólo una recomendación, podéis cortarla como queráis ya que luego la trituraremos). Pones un sartén al fuego con un chorrito de aceite de oliva, pones la cebolla, echa un poquito de sal y la dejamos hasta que adquiera ese color dorado y transparente tan característico pero sin llegar a quemarse.

cebolla

Cuando la cebolla esté pochada será el momento de añadir la nata líquida y el coñac. Se pone a fuego medio y se deja reducir. Un aspecto que tenéis que tener en cuenta es que la cantidad de coñac varía mucho de los gustos, empezar por media tacita de coñac y después ir subiendo si veis que el sabor queda muy suave.

hacer la salsa

Una vez que esté hecha, lo ponéis en el vaso de la batidora y lo trituráis. Lo ponéis en una salsera y reserváis.

salsa de cebolla con coñac

A continuación, preparáis rápidamente los solomillos. Ponéis al fuego una sartén con un poco de aceite, saláis los solomillos y dejad que se hagan por ambos lados. Tendréis que encontrarles el punto, tanto para la carne quede jugosa y tierna como para que también sea de vuestro agrado.

Después, sólo queda servir y disfrutar de semejante bocado ¡Tened el pan preparado para mojar!

solomillo en salsa de cebolla

Más recetas:

SaborGourmet.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos