Escrito por

Tarta helada de limón y leche condensada

La tarta helada de limón y leche condensada es una receta deliciosa y refrescante, fácil de preparar. Podéis preparar una base bizcocho o una base crujiente de galleta, que combina de maravilla con la textura del relleno de helado. Os mostramos cómo hacerla fácilmente en casa.

Tarta helada de limón y leche condensada

La tarta helada de limón y leche condensada es impresionante. Se trata de una receta refrescante, con un sabor suave a cítricos y con una textura que se deshace suavemente en la boca. No se trata de una tarta que sea de hielo, si no que tiene ese punto cremoso bien rico.

El tiempo de preparación de esta receta es muy bajo, pues la tarta helada de limón y leche condensada requiere de muy poco tiempo de preparación y hay poquísimos pasos que tienes que seguir.

Lo mejor de esta tarta helada es que no necesitas heladera para conseguir un buen resultado, sólo necesitas el congelador.

Tarta helada de limón y leche condensada – Ingredientes

Para un molde de 18 cm:

  • 350 ml de nata para montar
  • 370 ml de leche condensada
  • 3 limones (170 ml de zumo)
  • 1/2 paquete de galletas tipo digestive
  • 1 cucharada de mantequilla

Cómo hacer tarta helada de limón y leche condensada

Tritura las galletas hasta que estén completamente molidas. Derrite la mantequilla y lo mezclas con las galletas hasta que estén humedecidas. Vuelcas las galletas en el molde que hayas escogido y lo aplastas para que quede bien firme. Puedes colocar galletas en el lateral del molde y que suba un poco la altura. Lo metes en la nevera mientras tanto.

La nata tiene que estar bien fría para montarla con facilidad. Vuelca la nata para montar en un recipiente y utiliza unas varillas eléctricas, te hará la vida más sencilla. Con un poco de paciencia veréis que vais a tener una nata montada con un buen cuerpo. Reserva y lo metes en la nevera.

Exprime los limones y echas el contenido en un recipiente. Mezcla el zumo de limón y la leche condensada con unas varillas, hasta que consigas que esté completamente ligado.

Incorpora esta última mezcla con la nata montada y, a través de movimientos suaves y envolventes, tienes que conseguir que ambos estén homogéneos.

Vuélcalo sobre el molde poco a poco. Cúbrelo con papel transparente o con papel de aluminio y lo metes al congelador durante un mínimo de 4 horas.

Pasado este tiempo ya podéis desmoldar y servir.

Otras recetas de helado que pueden resultarte deliciosas son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?