Escrito por Tendenzias

Té: mágica infusión

Muchas leyendas se acreditan el origen del como infusión, lo que se sabe seguro es que proviene de la China, donde se prepara hace miles de años, luego fueron los japoneses los que sucumbieron a su encanto, para conquistar más tarde los gustos europeos. Lo que sí o sí hay que saber sobre el .

 

Imagen islandteas

Se dice que hacia el año 2737 antes de Cristo, el emperador de la China ordenó al pueblo hervir el agua antes de beberla para evitar los efectos de su mala potabilización. Haciéndolo él mismo en su jardín, el viento llevó las hojas de un arbusto hasta el agua que se calentaba. Fascinado por el aroma que la infusión despedía, el emperador se animó a probar lo que sería el primer té.

La infusión comenzó más tarde a llamarse o tcha nombre que proviene del sur de China, de un puerto llamado Hia-Men. Sólo muchos siglos después esta hoja picarona que el viento mezcló con agua hirviendo para bien de todos, comenzó a recorrer el mundo.

 

Imagen spo-reflections

Lo que hay que saber sí o sí…

  • Para hacer té hay que utilizar el agua hervida. Se apaga cuando comienzan a romper las burbujas: esto permite que se elimine el gas que le da al té su aroma especial.
  • Calentar la tetera con agua hirviendo y luego desecharla. De este modo la tetera conservará mejor la temperatura del té.
  • Poner el té en la tetera, una cucharadita por persona si es en hebras o un saquito por persona. Agregar entonces el agua hirviendo. Se dice que si usamos té en hebras hay que poner una cucharadita más “para la tetera”.
  • Revolver y dejar reposar por 3 o 5 minutos. El tiempo depende del tipo de té. Después servir.
  • Si se lo quiere cortar, lo mejor es leche y azúcar. La crema no es una buena opción para tés delicados.
  • Los ingleses suelen poner la leche antes que el té. Existen diversas explicaciones para esta tradición: ya sea que no quieren romper las tazas de porcelana o que de este modo se conservan mejor las propiedades del té.
  • Los tés livianos se toman con azúcar.
  • Para saciar la sed lo mejor es el té sólo o con limón.
  • En Japón se lleva a cabo una antiquísima tradición de servir el té: no sólo se usa una habitación especial y gestos rituales, sino que se prepara un tipo de infusión muy fuerte llamado koicha.
  • Si se preparan tés de yuyos o tisanas, deben taparse y dejarse reposar por más de 5 minutos para que adquieran todo su sabor.
  • La mejor opción para el verano es un té helado con una rodaja de limón y algunas hojitas de menta.

SaborGourmet.com

Newsletter