Lasaña de calabacín con jamón y queso (sin pasta)

Lasaña de calabacín con jamón y queso (sin pasta) se trata de una receta sencillísima de preparar y con un resultado muy sabroso. No os diré que es una receta light porque le hemos echado un montón de queso, pero sí que puede ser una opción sensacional para incluir un poco más las verduras en […]
SaborGourmet.com

Lasaña de calabacín con jamón y queso (sin pasta) se trata de una receta sencillísima de preparar y con un resultado muy sabroso. No os diré que es una receta light porque le hemos echado un montón de queso, pero sí que puede ser una opción sensacional para incluir un poco más las verduras en nuestro día a día.

Lasaña de calabacín con jamón y queso

Uno de los aspectos más interesantes de esta lasaña de calabacín con jamón y queso es que vamos a evitar el uso de la pasta y de la salsa bechamel, por lo que estamos ante una receta que no necesita de harina para conseguir una buena consistencia.

Los sabores de esta lasaña de calabacín con jamón y queso es absolutamente impresionante, de verdad, vais a disfrutar de una combinación de texturas y sabores deliciosa, pues el queso gratinado le da un toque crujiente y sabrosón.

La preparación de este plato es rápida, donde más vamos a dedicar tiempo es en el horno y serán unos 15 minutos. Para preparar esta lasaña de calabacín con jamón y queso no vais a necesitar conocimientos importantes de cocina, pues los pasos son todos tan sencillos que son básicos.

Lasaña de calabacín con jamón y queso – Ingredientes

ANUNCIO
  • Queso cheddar rallado
  • Queso mozzarella rallado
  • Jamón serrano
  • Queso edam
  • Calabacín
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Cómo hacer lasaña de calabacín con jamón y queso

Lava el calabacín y lo cortas en rodajas o tiras un poquito gruesas. Pones una cacerola con agua y un poquito de sal, cuece el calabacín por tandas para retirarlo con facilidad. Con 3 minutos cociendo es perfecto. Después lo vas colocando sobre un plato cubierto de papel cocina para que absorba el agua sobrante.

Engrasa un molde apto para el horno. Coloca una primera capa de calabacín, después pones el jamón (cocido o serrano), cubres con un queso fundente (edam, mozzarella, gouda, etc.) y vuelves a poner una capa de calabacín.

ANUNCIO

Pon tantas capas como gustes, en mi caso he puesto tres capas y en la última lo he cubierto con una buena capa de mozzarella y cheddar.

Lo he metido en el horno precalentado a 200 grados durante unos 10 minutos y 5 min a gratinar.

Servir caliente y a disfrutar.

Lasaña de calabacín con jamón, queso y bechamel

La lasaña de calabacín con jamón, queso y bechamel es una de esas recetas sencillísimas de preparar y que te solucionan una comida en cualquier momento. La combinación de los sabores es estupenda, son ingredientes facilísimos de encontrar y vais a ver que este plato se prepara rápidamente, lo que lo hace ideal para el día a día.

ANUNCIO

Esta receta es muy similar a la anterior pero hemos hecho un par de cambios que os pueden resultar interesantes y bien sabrosos, aunque esto va en cuestión de gustos, como todo lo que tiene que ver con el buen comer.

Lasaña de calabacín con jamón, queso y bechamel – Ingredientes

Para dos personas (aproximadamente):

  • Calabacín
  • 100 gr. Jamón cocido
  • 100 gr. Queso Edam
  • Mozzarella rayada
  • Salsa de tomate casera
    • Tomate natural
    • Cebolla
    • Aceite de oliva
    • Tomillo, albahaca, orégano o la hierba aromática que te guste.
    • Ajo
    • Sal
  • Salsa bechamel
    • 1 cucharada y media de harina
    • 1 cucharadita de mantequilla
    • Leche
    • Nuez moscada
    • Sal

Cómo hacer lasaña de calabacín con jamón, queso y bechamel

Pon el horno a calentar a 200º.

Corta en rodajas el calabacín y elige si quieres pasarlo previamente por la sartén, un vuelta y vuelta para que se haga un poquito, o si directamente lo pones crudo en la lasaña y que se haga con el calor del horno. Cuando lo tengas, reserva.

Vamos con la salsa de tomate. Pon un cazo o sartén al fuego con un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente añades la cebolla troceada chiquitita y un diente de ajo, lo sofríes e incorporas el tomate natural. Deja que reduzca poco a poco con la hierba aromática que hayas escogido. Añade sal y comprueba de sabor. Cuando lo tengas, apaga.

Prepara la bechamel. En un cazo antiadherente añades la mantequilla y, cuando se derrita, será el momento de añadir la harina. Remueve bien para que se tueste sin quemarse y comienza a incorporar la leche poco a poco. Hay que remover con alegría para ir deshaciendo los grumos que puedan aparecer. Si ves que tardas mucho y el tiempo apremia, tira de batidora pero sigue trabajándola. Incorpora la sal, la nuez moscada y deja un par de minutos. Prueba y rectifica si fuese necesario.

ANUNCIO

Montamos la lasaña. Echa un poco de salsa de tomate en la base, lo tapas con el calabacín, capa de jamón y capa de queso Edam. Repite lo mismo: tomate, calabacín, jamón y queso, así hasta la altura que quieras. Termina por echar por encima la salsa bechamel y la cubres con una buena capa de mozzarella.

Lo metes al horno hasta que está bien dorada la capa superior y, si quieres que quede más crujiente, termina dándole un toque de gratinado.

A servir rápido y calentito.

Otras recetas de lasaña que te pueden interesar son:

3.05 / 5
3.05 - 19 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar