No compres este tomate frito: la lista no deseada publicada por la OCU

El tomate frito es uno de esos productos que no puede faltar en nuestra despensa. Lo usamos para acompañar platos de pasta, arroz, huevos, patatas y muchos más. Sin embargo, no todos los tomates fritos que encontramos en el mercado son igual de saludables ni de sabrosos. Algunos contienen demasiados ingredientes, azúcares, grasas o sal, lo que los hace poco recomendables para nuestro organismo.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio en el que ha analizado los botes de tomate frito de diferentes marcas y supermercados. El objetivo era evaluar su calidad, su valor nutricional y su sabor. El resultado ha sido una lista de los tomates fritos que la OCU no recomienda comprar, ya sea por su baja puntuación en el Nutriscore, por su alto contenido calórico o por su escaso sabor a tomate.

No compres este tomate frito: la lista no deseada publicada por la OCU

Foto: Getty Images

Todos sabemos que muchos de los platos que comemos casi a diario, mejoran de forma exponencial si le añadimos un poco de tomate frito pero no siempre tenemos el tiempo o las ganas de hacerlo, por lo que siempre podemos recurrir al tomate frito que encontramos en el supermercado.

WHATSAPP GRATIS: ¡Las ofertas de Carrefour, Lidl, Dia y Mercadona, ahora GRATIS en WhatsApp! Pincha aquí para unirte YA!

Sin embargo, si lo que buscas es calidad, o escapar de aquellos tomates fritos que tengan demasiados conservantes o que se excedan en las dosis recomendadas de sal o de azúcar, será mejor entonces que saques un boli y apuntes estos porque para la OCU son los que hemos de evitar a toda costa.

Foto: Getty Images
  • Freshona de Lidl: tiene una C en Nutriscore y muchos ingredientes poco naturales, como jarabe de glucosa y fructosa o almidón modificado de maíz.
  • Salsa de tomate artesanal de Carrefour: no tiene nada de artesanal, ya que contiene un 15% de aceite de oliva, sal, azúcar, ajo y acidulante.
  • Tomate frito receta artesana de Mercadona: tampoco es artesano, sino muy calórico, con 201 kcal por cada 100 gramos y un contenido medio en grasas, sal y azúcares.
  • Tomate frito de Helios: tiene muchos ingredientes, como aceite de girasol, cebolla, azúcar, jarabe de glucosa y fructosa, sal, almidón modificado de maíz, acidulante y especias.
  • Tomate frito de Orlando: tiene un 5% de aceite de girasol sofrito con cebolla y ajo, azúcar y sal, lo que lo hace poco saludable.
  • Tomate frito como en sartén de Alipende (Ahorramás): tiene un contenido medio en grasas, sal y azúcar, y está elaborado con tomate, aceite vegetal de girasol, sal, azúcar, espesante y acidulante.
  • Tomate frito casero de Juan Ranas: tiene 122 kcal por cada 100 gramos y un gran contenido en sal, y está elaborado con tomate, aceite de oliva virgen extra, cebolla, sal, ajo y sirope de agave.
  • Tomate frito receta tradicional de Aliada (El Corte Inglés): tiene 195 kcal por cada 100 gramos y un contenido medio de azúcar, sal y grasas, y está elaborado con tomate, un 15% de aceite de oliva, sal, azúcar, ajo y acidulante.

La OCU recomienda optar por otras variedades de tomate frito o triturado que tengan menos ingredientes, menos calorías y más sabor a tomate. O también, y para cuando tengas tiempo, puedes hacer tu propio tomate frito casero con tomates frescos, aceite de oliva, sal y ajo. Así te aseguras de que sea natural y saludable.

5.00 avg. rating (84% score) - 1 vote