Escrito por

Albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate

Albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate es uno de los platos que más nos gustan. Es fácil de preparar, con ingredientes fáciles también de encontrar y con un resultado impresionante. Os van a encantar, tanto a grandes como a pequeños.

Albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate

El aderezo de las albóndigas que os proponemos en este artículo no es muy especiado, lo que permitirá disfrutar del sabor de la carne en todo su esplendor. Podéis echarle más especias, pero tenéis que tener cuidado de que no quede excesivo.

La combinación del queso fundido, como os podéis imaginar, es una absoluta maravilla y el resultado es sencillamente exquisito. La mozzarella en bolitas pequeñas es lo más sencillo, pero podéis utilizar cualquier queso que os guste.

Y, por último, hemos preparado una salsa de tomate clásica. Siempre que podáis, optar por la salsa de tomate que podéis hacer vosotros en casa fácilmente, veréis que es muy sencilla de hacer y que la podéis personalizar fácilmente con unas pocas especias. ¡No te va a llevar mucho tiempo hacerla!

Albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate

  • 400 gr. de carne picada
  • Mozzarella en bolitas pequeñas
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • 1 huevo
  • Pimienta variada recién molida
  • 1 bote de tomate entero o triturado
  • Tomillo salsero
  • Aceite de oliva

Albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate

Prepara la carne picada:

  • Coloca la carne picada en un recipiente alto
  • Salpimienta.
  • Lava el perejil fresco (el fresco da mucho más sabor que el seco, merece mucho la pena) y lo cortas en trocitos pequeños, remueve toda la carne para que se mezclen bien todos los ingredientes con la carne.
  • Salpimienta de nuevo si crees que es necesario.
  • Añade una yema de huevo (reserva la clara en un bol) y remueve toda la carne de nuevo.
  • Bate la clara de huevo a parte hasta que tenga espuma, es decir, que esté un poco montada. Echa un poquito de la clara en el carne y el resto la reservas. Remueve.

Preparamos la salsa de tomate como siempre, os voy a dar sólo un paso a paso resumido, ya que tenéis aquí “salsa de tomate casera” todo explicado con detenimiento.

  • Limpia y trocea la cebolla. Añádela a una cacerola con aceite caliente y lo dejas a fuego bajo para que se poche.
  • Añade un diente de ajo limpio y troceado.
  • Cuando esté el sofrito listo, añade el bote de tomate natural entero o triturado. Deja que se haga durante unos cuantos minutos, que reduzca un poco.
  • Tritura toda la salsa con la batidora, echa sal y pimienta, un poco de tomillo salsero y deja que siga reduciendo.

Vamos a dorar las albóndigas antes de introducirlas con la salsa de tomate. Para ello, coge un poquito de carne, le das forma redonda y en el centro le haces un agujero con el dedo. Introduce la bolita de mozzarella y cubres con la misma carne que tienes en la mano. Así con todas.

Pásalo por la clara de huevo que teníamos reservada. Esto va a formar una película que hace que la carne se mantenga más jugosa.

Introduce todas las albóndigas en una sartén previamente calentada con aceite, dóralas (no es que se hagan por dentro).

Según las vayas teniendo, las metes en la salsa de tomate y dejas que se vaya haciendo todo junto poco a poco. Aproximadamente, unos 10 o 15 minutos, todo depende del grosor de vuestras albóndigas.

Una vez esté listo, sólo queda servir y disfrutar de este impresionante plato.

Otras recetas que os pueden resultar interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos