SaborGourmet.com

¿Amante del queso? Espectacular entrante que tendrás listo en minutos

El feta rebozado con ensalada de tomates frescos es uno de los aperitivos ideales para estos días. Fácil de preparar, súper sabroso y saludable.

Receta de feta rebozado con ensalada de cherrys

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las recetas en el momento! Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp

El queso feta es uno de nuestros favoritos, como habrás podido ver en recetas anteriores. Es maravilloso para disfrutarlo en cualquier tipo de ensalada (de lentejas, de lechuga, griega, etc.), como entrante hecho en el horno o, como en esta ocasión, un feta rebozado con ensalada de cherrys.

Hay múltiples maneras de preparar este plato, uno de nuestros favoritos es con un riquísimo pan crujiente (mejor si es pan casero) y con un poquito de miel por encima para contrastar con el sabor salado del feta. Como verás, se prepara de forma rapidísima y el resultado es un entrante -o una cena ligera- de esas que da gusto, de las que parece que estás en día de fiesta.

Ingredientes

Ensalada de Tomate

  • 250 gr de tomates cherry
  • 5 hojas de albahaca
  • Una pizca de sal
  • 1 cda de vinagre balsámico
  • 2 cdas de aceite de oliva virgen extra

Para el rebozado

  • 200 gr de queso feta
  • 1 huevo
  • 40 gr panko – o pan rallado
  • Aceite

Para servir (opcional)

  • Miel
  • Pimienta negra
  • Hojas de albahaca
  • Pan

Preparación

Una de las claves para la conservación y el buen disfrute de todos los ingredientes es sacarlos de la nevera con suficiente antelación, de manera que tengan todo el sabor y la textura.

Lava los tomates cherrys, los cortas en cuartos y los pones en un bol. Prepara en un pequeño tarrito el aliño para la ensalada, poniendo el aceite y el vinagre balsámico con un poco de sal, las hojas de albahaca cortadas, gitas bien y viertes sobre los tomates. Mezclas bien y reservas.

Prepara dos platos. En un plato hondo pones el huevo y lo bates hasta que quede bien homogéneo. En el otro pones una buena cantidad de panko, que no es otra cosa que pan rallado más grueso, así que si no tienes este tipo de pan puedes utilizar un pan rallado tradicional o puedes preparar tu propio pan rallado casero que verás que se parece más al panko.

Pasa el queso feta por el huevo, escurres para quitar el exceso de huevo y después lo pasas por el panko. Fíjate que quede bien empanado por cada lado, aprieta suavemente contra el pan para que todo quede uniforme y bien adherido. Haz lo mismo una segunda vez, primero por el huevo y después por el panko, presionando suavemente para que forme una segunda capa.

Pon una sartén pequeña al fuego (una que se adapte al tamaño del queso), y pones abundante aceite en la sartén, tiene que llegar más o menos a la mitad del queso. Para que saber que el aceite está en su punto solo tienes que echar un poquito de panko en la sartén y verás que se fríe.

Fríe durante 1 o 2 minutos el feta por cada lado, hasta que veas que tiene un bonito color dorado.

Una vez lo tengas, lo colocas un momento sobre un plato forrado con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante, y después ya lo pones para servir con la ensalada.

Aquí puedes ver la vídeo receta:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar