Escrito por

Bizcocho de limón y queso

Este bizcocho de limón y queso es cremoso, esponjoso y de un sabor a cítrico muy agradable. Una manera deliciosa de preparar un bizcocho de limón sin recaer en el típico con yogur o en comprarlo, os recomiendo ésta versión que es muy fácil de hacer.

Tenía muchísimas ganas de probar un bizcocho de limón y queso mascarpone, así que estuve buscando recetas en internet que me guiaran y di con el blog Sazono y me lo como, donde viene explicado perfectamente el bizcocho que vamos a preparar.

Los bizcochos caseros son una absoluta maravilla, no hay ni punto de comparación tanto en temas de composición como en textura o en sabor. De verdad, es verdaderamente sencillo de preparar y no necesitas unas herramientas caras para hacerlo, si has tenido previamente dificultades, te recomendamos pasar antes por este artículo “Los mejores trucos para tus bizcochos“.

Mi recomendación es que tengáis en casa unas varillas eléctricas porque os va a agilizar la vida, sino las tenéis podéis montar las claras a brazo, como se ha hecho toda la vida, simplemente os llevará más tiempo y esfuerzo ¡pero no es imposible!

Bizcocho de limón y queso: Ingredientes

  • 2 limones
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 4 huevos
  • 80 ml de aceite de oliva suave
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 sobre de levadura o 2 sobres de gasificante
  • 1 pìzca de sal
  • 200 gr harina
  • Azúcar glasé o en polvo

Bizcocho de limón y queso: Preparación

Separa las claras de las yemas y coloca las primeras en un recipiente metálico alto. Después, móntalas a punto de nieve con las varillas eléctricas o a mano (–> para dudas, pinchar aquí ¿Cómo montar claras a punto de nieve?) y reservas.

En otro recipiente bate las yemas con el azúcar, verás cómo comienza a formarse una crema amarilla y tienes que continuar hasta que esté completamente homogéneo y haya aumentado el volumen de la misma.

A esta nueva crema hay que añadirle el queso mascarpone, la ralladura de un limón (sin que vaya nada blanco, pues resultaría demasiado agrio), el zumo de un limón y el aceite de oliva suave (uno fuerte quitaría todo el sabor del limón). Vuelve a batirlo todo hasta que esté bien homogéneo.

Incorporamos a esta mezcla la harina tamizada y el gasificante o la levadura. Nosotros hemos utilizado gasificante pero podéis utilizar el que más os guste, con cualquiera de ambos vais a conseguir que suba. Remueve con una espátula para que todos los ingredientes queden bien mezclados.

Incorpora poco a poco las claras a punto de nieve, hay que hacer movimientos envolventes y suaves para que se incorporen a la masa pero sin que pierdan aire.

Vuélcalo sobre el molde que hayas escogido e intróducelo en el horno previamente precalentado a 180º durante 30 minutos aproximadamente. Antes de sacarlo, pínchalo para comprobar que sale seco y que está bien hecho por dentro.

Nada más salir, exprimes un limón y echas unas cucharadas de azúcar en polvo, remueves bien y lo echas por encima para que lo absorba.

Antes de desmoldarlo, déjalo enfriar bien y listo.

Bizcochos: recetas

A continuación, os dejamos otras recetas de bizcochos por si queréis combinar, ver otros sabores u otras formas de prepararlos: