Escrito por

Brochetas de pavo y piña

Brochetas de pavo y piña acompañadas de cuscús, una receta sanísima, deliciosa y muy muy fácil de preparar. Os mostramos este sencillo paso a paso que podréis personalizar con vuestros ingredientes favoritos.

Brochetas de pavo y piña

Todavía hay quien se empeña en pensar que comer sano y rico lleva muchísimo trabajo o hay que ser cocinero profesional para poder lograrlo y ¡Qué lejos de la realidad! Esta receta de brochetas de pavo y piña es el más claro ejemplo de que se puede comer estupendamente sin dedicar mucho tiempo a la cocina.

Una receta que puedes hacer tanto en los fines de semana como en los días de diario, que no requiere de mucho tiempo y está tremenda.

Además, incluso puedes modificar esta receta a tu gusto. He marinado el pavo en salsa de soja con jengibre pero podéis cambiarlo por zumo de piña o no ponerle absolutamente nada, especiarlas bien y listo. Al utilizar solomillo de pavo la carne es muy jugosa, pero si vais a utilizar una pechuga de pavo sí que será recomendable marinarla un poco para que esté menos seca.

Veréis que la piña le da un toque a estas brochetas de pavo y piña sensacional, resultando ser una manera estupenda de sacarle mucho más partido al plato.

Podéis acompañar las brochetas de lo que más os guste, desde unas patatas a una ensalada de brotes o un poco de cuscús. Escogí esta opción por lo rápido que es de hacer y para variar un poquito del día a día.

Brochetas de pavo y piña: Ingredientes

  • Solomillo o pechuga de pavo
  • Piña natural
  • Salsa de soja (japonesa)
  • Raíz de jengibre
  • Cuscús (1/2 vasito por persona)
  • Agua (1/2 vasito por persona)
  • Comino
  • Tomates cherry
  • Chalotas
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Cómo hacer Brochetas de pavo y piña

Trocea el solomillo (o la pechuga) de pavo en dados de tamaño medio, intentando que todos sean iguales. Los pones en un bol y echas un poquito de salsa de soja, remueve y que quede todo bien impregnado. No hace falta que la salsa lo cubra pero sí que esté todo bien humedecido. Pica o ralla un poco de raíz de jengibre por encima, remueve de nuevo y lo dejas en la nevera 30 minutos.

Mientras tanto, pela o preparar la piña natural. Éste es un paso que puedes hacer el día anterior, dura en perfecto estado varios días. Aquí te cuento el paso a paso “Cómo cortar una piña natural“, en tu caso es necesario que sean tacos similares al pavo en tamaño.

En nuestro caso, que hemos preparado cuscús como acompañamiento. Hemos puesto medio vasito de cuscús por persona y la misma cantidad de agua. Calientas el agua en el microondas y, cuando esté bien caliente, se vuelca sobre el cuscús. Lo tapas y lo dejas reposar 5 minutos.

Lo echas a un bol y añades la sal junto con la especia que quieras, en nuestro caso un poco de comino. Lo hemos dejado enfriar y hemos añadido unos tomate cherry, con un poco de perejil fresco (puedes ponerle menta) y cebolla morada troceada.

Una vez que haya pasado el tiempo de maceración, retiras el pavo de la nevera y comienzas a montar las brochetas, alternando un taco de pavo y otro de piña.

Pones una sartén al fuego con unas gotitas de aceite, cuando esté bien caliente pones las brochetas. Tres minutos por cada lado, aproximadamente, aunque esto va a depender del grosor del pavo.

Sólo queda servir y disfrutar.

Otras recetas que pueden resultarte interesantes:

loadInifniteAdd(44636);