Brownie cheesecake con dulce de leche

SaborGourmet.com

El brownie cheesecake con dulce de leche es uno de esos postres maravillosos, húmedos, con un sabor dulce impresionante y que son facilísimos de preparar. Este brownie es saciante, por lo que sírvelo en pequeños cuadraditos y déjate seducir por toda esta combinación de sabores. Te contamos cómo prepararlo paso a paso y de la manera más sencilla.

Receta Brownie cheesecake con dulce de leche

Queridos amantes de los brownies jugosos, húmedos y con un intenso sabor a chocolate pero que se suaviza con la parte de queso y sus toques de dulce de leche que le dan un punto caramelizado… Éste es vuestro brownie. Escribiéndolo me parecía estar evocando una imagen solo apta para adultos y os aviso que las fotografías no le hacen justicia. Ha sido de esas veces que lo he fotografiado desde distintos ángulos pero había tantas ganas de darle un bocadito que no he podido buscar la mejor opción.

Este brownie cheesecake con dulce de leche es uno de los postres a los que llevaba bastante tiempo dándoles vueltas y ¡ya está aquí! Os voy a dar dos opciones para que podáis elegir si lo queréis más chocolatoso o con más dulce de leche, para que podáis personalizarlo fácilmente.

Si queréis que quede todavía más impresionante solo tenéis que seleccionar los mejores ingredientes para hacer este brownie cheesecake con dulce de leche. Podéis optar por dulce de leche repostero o clásico, al igual que si quieres potenciar los contrastes de sabor escoge un chocolate de buena calidad con un porcentaje superior al 75% y si quieres que sea más suave, opta por uno del 50% de cacao.

ANUNCIO

Brownie cheesecake con dulce de leche – Ingredientes

  • 150 gr. de chocolate negro para postres
  • 200 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de azúcar de caña moreno integral
  • 80 gr. de harina
  • 4 huevos
  • 100 gr. de chips o gotitas de chocolate
  • 250 gr. queso mascarpone o crema
  • 1 huevo
  • 50 gr. azúcar blanquilla
  • 150 gr. dulce de leche

Cómo hacer Brownie cheesecake con dulce de leche

Corta la mantequilla en dados, no es necesario que sean muy pequeños, y después incluyes el chocolate en onzas. Lo metes al microondas durante un minuto (o menos) o puedes hacerlo al baño maría. Si aún no se ha desecho el chocolate, con la mantequilla caliente puedes remover el chocolate y se deshará poco a poco con el calor residual. Una vez lo tengas, lo dejas a temperatura ambiente para que se temple.

En un recipiente alto mezcla los huevos y el azúcar. Bate con las varillas para que quede espumoso y completamente homogéneo.

Incorpora la mezcla de chocolate y mantequilla, vuelve a remover hasta que quede homogéneo.

Añade la harina tamizada (te ayudará a evitar que aparezcan grumos) y lo mezclas con una espátula, de forma envolvente para que todo quede homogéneo.

Enciende el horno y ponlo a 180º.

Forra el recipiente de horno que hayas escogido con papel vegetal, esto va a ayudar a que lo desmoldes con facilidad y sin que se rompa. Vuelca el contenido de la masa de brownie por encima y extiende. Mi molde es de 32×32 cm (ten esto en cuenta para tenerlo en cuenta con el grosor final del postre y del tiempo de cocción).

En otro recipiente pon el queso mascarpone o el queso crema y lo mezclas con un huevo junto con el azúcar. Bate con las varillas hasta que esté completamente homogéneo.

Sobre la masa del brownie (¡aquí llega el momento de la elección!):

  • puedes añadir trocitos de chocolate por encima y después unas cucharaditas de dulce de leche, extendiéndolo suavemente y con cuidado. Ésta ha sido mi opción, en esta ocasión.
  • puedes añadir unos pegotitos de dulce de leche por toda la superficie y extiende suavemente.

Vuelca el contenido de queso, extiéndolo suavemente por toda la superficie. Echa unos pegotitos de dulce de leche por encima, en zonas indiscriminadas, y acabas extendiéndolo desde las puntas de los pegotitos hacia fuera. Esto lo puedes hacer con un palillo, no hay que llevarlo hasta abajo, solo en la parte superior. Veréis que es muy sencillo.

Finalmente, lo llevas al horno durante 45 minutos. Veréis que va a cambiar el color y el tono del queso, va a quedar ligeramente tostado y va a aumentar ligeramente el tamaño. Dependiendo de vuestro horno y el molde tardará un poquito más o menos en hacerse.

Después de esto, lo dejas enfriar por completo dentro del molde. Una vez que esté frío, ya se puede desmoldar y puedes servir en ese momento o en adelante.

A la hora de servir hay a quien le gusta calentarlo antes de servirlo, pudiendo acompañarlo de un helado de vainilla o del sabor que te guste, pero cuidado para que no enmascare toda la combinación.

Otras recetas de brownie que pueden gustarte son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar