Escrito por

Cordon bleu de pollo

El cordon bleu de pollo es una de las recetas más fáciles y deliciosas que podéis preparar en casa, con una combinación de ingredientes fáciles de encontrar. Os mostramos cómo prepararla en casa paso a paso.

Cordon bleu de pollo

El cordon bleu es una de las recetas más conocidas y afamadas, aunque se puede preparar con diferentes tipos de carne. En esta ocasión, hemos preparado cordon bleu de pollo, unos filetes pechuga que podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado.

Son muchas las variaciones que se pueden hacer del cordon bleu, desde utilizar jamón serrano a jamón cocido, o variar el tipo de queso siempre que éste sea fácil de fundir (queso emmental, queso gouda o las típicas lonchas de queso para sandwich).

Uno de los aspectos más cuidados de esta receta es el rebozado. Es importante que quede bien empanado por todas las partes, también en los laterales, para que pueda quedar perfectamente cerrado y el queso, al fundirse, no se salga excesivamente.

Hemos preparado un rebozado con pan rallado, sin harina, que le aporta un toque crujiente sensacional a la jugosidad del pollo y del queso fundido.

Cordon bleu de pollo: Ingredientes

  • Filetes de pollo
  • Jamón cocido
  • Queso emmental o fundido
  • Huevos
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Cómo hacer Cordon bleu de pollo

El primer paso va a ser la preparación del pollo, comenzando por hacer unos filetes que sean finos y lo más grande posibles. Si veis que os quedan gruesos o los necesitáis más grandes, los envolvéis en papel transparente y los estiráis con el rodillo.

Extiende una loncha de jamón y pon encima una loncha de queso. Envuélvelos en el jamón hasta formar un paquete.

Pon este paquete de jamón y queso sobre el filete de pollo y enrolla. Forma un paquete de pollo, sin que sea demasiado grueso, como si fuera un san jacobo.

En un plato bate un huevo y, en el otro, pon pan rallado. Pasa el pollo por el huevo, después por el pan y fíjate bien que lo empane por todos los laterales para que quede lo mejor sellado posible.

En una sartén echa una buena cantidad de aceite para freír y, cuando esté bien caliente, añade el pollo.

En cuanto veas que está dorado por todos los lados, será el momento de retirarlos de la sartén.

Una vez que estén todos listos, a servir y acompañar con lo que más os guste.

Otras recetas que os pueden resultar deliciosas son: 

SaborGourmet.com

Newsletter