SaborGourmet.com

Crumble de mango, albaricoques y frutos rojos – Sin Azúcar

El crumble de mango, albaricoques y frutos rojos es una receta sin azúcar y un postre saludable perfecto.

Crumble de mango, albaricoques y frutos rojos – Sin azúcar

El mango es una manera estupenda de disfrutar del dulce pero sin necesitar añadir ningún tipo de edulcorante, ni artificial ni natural, solo mango y ¡tachán! Un postre de ensueño.

Crumble de mango, albaricoques y frutos rojos – Ingredientes

  • 1 mango
  • 4 albaricoques pequeños
  • 1 puñado de frambuesas
  • 1 puñado y algo más de arándanos
  • Chía
  • Para el crumble
    • 20 gr. de dátiles (3 dátiles)
    • 30 gr. de anacardos
    • 30 gr. de avellanas
    • 30 gr. de copos de avena
    • 25. gr de harina de avena
    • 15 gr de aceite de coco
  • Acompañamiento
    • Queso mascarpone
    • Un chorrito de leche

Cómo hacer crumble de mango, albaricoques y frutos rojos

Trocea el mango por completo, no es necesario que sea en trozos demasiado pequeños. Para ello, corta el mango a la mitad teniendo en cuenta que en el centro hay un hueso grande. Después lo pelas, lo cortas en trocitos y lo vas echando en un recipiente para que no se pierda el jugo.

Pela los albaricoques, retiras el hueso y los cortas también en trozos.

Lava los arándanos y las frambuesas, incluye todo en el recipiente apto para el horno que vayas a usar para hacer el crumble.

Echa una cucharadita de semillas de chía por encima, ya que servirá para que absorba parte de los jugos típicos del crumble y le da un aporte nutritivo estupendo.

Prepara la masa del crumble:

  • Pon los dátiles en agua caliente durante 10 minutos.
  • Pon los dátiles con los frutos secos que hayas escogido (avellanas y anacardos) en una trituradora, que no quede en polvo, que quede un poco grueso para que cruja.
  • En el recipiente donde hayas añadido los frutos secos, pon también los copos y la harina de avena junto con el aceite de coco líquido.
  • Mézclalo todo bien.

Coge un poquito de la masa de crumble, la presionas con las manos y lo echas por encima de las frutas. La idea es que haya partes sueltas de la masa y otras partes que sean como grumos para que quede crujiente.

Mételo en el horno precalentado a 180º durante 20 minutos.

En los últimos minutos será el momento de mezclar el queso mascarpone con un poquito de leche (solo un poquito) para que sea más cremoso y más fácil de manejar.

A la hora de servir, solo tienes que echar unas cucharadas del crumble y añadir una bola de mascarpone. Otras opciones es añadir un poco de helado, del sabor que más te guste.

Otras recetas que pueden gustarte mucho son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar