SaborGourmet.com

Es típico vasco y está riquísimo: la receta de un postre navideño de Eva Arguiñano

La Navidad es una época del año en la que nos gusta disfrutar de la familia, los amigos y, por supuesto, de la buena comida. Entre los platos que no pueden faltar en nuestra mesa, están los postres, que nos aportan ese toque dulce y festivo que tanto nos gusta.

Si quieres sorprender a tus invitados con un postre original, fácil y delicioso, te proponemos que pruebes la sagargala, un pastel tradicional vasco que se hace sin horno y que está para chuparse los dedos. Y además te invitamos a seguir la receta de Eva Arguiñano para un resultado exquisito.

¿Qué es la sagargala?

La sagargala es un postre que se originó en el País Vasco, concretamente en la localidad de Zarautz, donde se encuentra el restaurante de Karlos Arguiñano, el famoso cocinero y presentador de televisión. Su nombre proviene de la palabra en euskera “sagar”, que significa manzana, ya que este es el ingrediente principal de este pastel. De hecho, la sagargala se elabora con una compota de manzanas que se coloca sobre una base de bizcocho o sobaos y se cubre con una crema de queso fresco. El resultado es una tarta que combina el sabor ácido de la manzana con el dulzor de la crema, creando un contraste delicioso.

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las recetas en el momento! Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp

La sagargala es un postre que se puede consumir durante todo el año, pero que tiene un especial encanto en Navidad, ya que es una época en la que las manzanas están en su mejor momento y se pueden encontrar de diferentes variedades. Además, al no necesitar horno, se puede preparar con antelación y guardar en la nevera hasta el momento de servir, lo que nos ahorra tiempo y complicaciones.

¿Cómo se hace la sagargala de Eva Arguiñano?

Foto: HogarMania

Eva Arguiñano es la hermana de Karlos Arguiñano y una reconocida experta en repostería, que ha presentado varios programas de televisión dedicados a la cocina dulce. Su especialidad son los postres, siendo jefa de repostería del restaurante de su hermano en Zarautz. Eva ha recuperado y popularizado la receta de la sagargala, adaptándola a su estilo y dándole su toque personal. A continuación, te explicamos cómo se hace la sagargala de Eva Arguiñano, paso a paso:

Ingredientes (para 6-8 personas)

  • 8 sobaos pequeños
  • Grosellas y frambuesas
  • Hojas de menta
  • Para la compota:
  • 1/2 kilo de manzanas
  • 2 hojas de gelatina
  • 35 g de azúcar
  • 1 rama de canela
  • Zumo de medio limón

Para la crema de queso fresco:

  • 250 g de queso fresco
  • 450 ml de nata líquida (100 ml y 350 ml)
  • 60 g de azúcar glas
  • 3 hojas de gelatina

Para el jarabe de vino tinto:

  • 300 ml de vino tinto
  • 75 g de azúcar
  • Cáscara de naranja y limón (2 trozos de cada)

Preparación

  • Para la compota: Lava las manzanas, trocea (con piel y semillas) y ponlas un una cazuela. Añade la rama de canela, el azúcar y el zumo de medio limón. Pon la cazuela a calentar, tápala y cocina las manzanas a fuego suave durante 20 minutos aproximadamente. Pon las 2 hojas de gelatina a remojar en un bol con agua fría. Incorpóralas a la cazuela, mezcla bien y pasa el resultado por el pasa purés. Cubre un molde tipo plum cake con film de cocina, vierte la mitad de la compota y extiéndela por la base del molde. Introdúcelo en el frigorífico hasta que endurezca (2-3 horas).
  • Para el jarabe de vino tinto: Pon 2 cáscaras de naranja y 2 de limón en un cazo, añade el azúcar y el vino, y ponlo a reducir a fuego suave-medio durante 15-20 minutos.
  • Para la crema de queso fresco: Pon las 3 hojas de gelatina a remojar en un bol con agua fría. Pon 100 ml de nata en un cazo y ponla a calentar a fuego suave. Añade las hojas de gelatina y remueve hasta que la gelatina se diluya. Pon el queso en un bol grande, agrega el azúcar glas y mézclalos con la batidora de varillas eléctrica, vierte el resto de la nata (350 ml) poco a poco y semi-monta la mezcla.
  • Montaje: Saca el molde del frigorífico y coloca los sobaos sobre la capa de compota, cubriendo toda la superficie. Vierte la crema de queso sobre los sobaos, alisando la superficie con una espátula. Vierte el resto de la compota sobre la crema de queso, extendiéndola bien. Vuelve a meter el molde en el frigorífico hasta que cuaje (unas 4 horas o toda la noche).
  • Desmolda la tarta con cuidado, retirando el film de cocina. Decora con grosellas, frambuesas y hojas de menta. Sirve la tarta acompañada del jarabe de vino tinto.

Consejos para hacer una sagargala perfecta

  • Puedes usar el tipo de manzana que más te guste, pero te recomendamos que elijas una variedad que sea ácida y firme, como la reineta o la granny smith, para que la compota tenga más sabor y no se deshaga demasiado al cocerla.
  • Si no tienes sobaos, puedes usar otro tipo de bizcocho que sea esponjoso y que no tenga mucha miga, como el genovés o el de yogur. También puedes hacer tu propio bizcocho siguiendo los consejos de Eva Arguiñano.
  • Si quieres darle un toque más aromático a la crema de queso, puedes añadirle unas gotas de esencia de vainilla o de limón, o rallar un poco de cáscara de limón o de naranja.
  • Si no te gusta el vino tinto, puedes hacer el jarabe con otro tipo de vino, como el blanco o el rosado, o con zumo de frutas, como el de naranja o el de arándanos. También puedes prescindir del jarabe y servir la tarta tal cual, o con un poco de nata montada o de helado de vainilla.

¿Por qué la sagargala es ideal para Navidad?

La sagargala es un postre que tiene muchas ventajas para servirlo en Navidad, ya que:

  • Es un postre que se hace sin horno, lo que nos ahorra tener que encenderlo y ocuparlo cuando tenemos que preparar otros platos.
  • Además se puede hacer con antelación, lo que nos permite organizarnos mejor y no tener que estar pendientes de él el mismo día.
  • Es un postre que se sirve frío, lo que nos ayuda a refrescarnos después de una comida copiosa y a contrastar con otros postres más calientes o pesados.
  • Es un postre que tiene un aspecto muy bonito y navideño, gracias al color rojo de la compota y de las frutas, y al verde de las hojas de menta, que recuerdan a los adornos típicos de estas fiestas.
  • Es un postre que tiene un sabor delicioso y equilibrado, que gusta tanto a los niños como a los adultos, y que combina muy bien con el café o el cava.

Como ves, la sagargala es un postre vasco típico de Eva Arguiñano que es ideal para Navidad, ya que se hace sin horno, está delicioso y tiene un aspecto muy festivo, de modo que ya puedes seguir los pasos de la receta que os hemos explicado y sorprender a todos tus invitados.

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar