Guía para hacer cerveza en casa + Receta

Elaborar tu propia cerveza en casa es posible y resulta mucho más sencillo de lo que puedas imaginarte, a la par que se convierte en un regalo estupendo que hacer para los grandes cerveceros de la familia o amigos. En este artículo te comparto una breve guía para hacer cerveza en casa y una receta […]

Elaborar tu propia cerveza en casa es posible y resulta mucho más sencillo de lo que puedas imaginarte, a la par que se convierte en un regalo estupendo que hacer para los grandes cerveceros de la familia o amigos. En este artículo te comparto una breve guía para hacer cerveza en casa y una receta que te será útil para comenzar en este mundillo.

Desde hace unos años me voy encontrando con familiares y amigos que comienzan a hacer sus propias cervezas en casa, que hablan del apasionante mundo de hacer tu propia birra, eligiendo desde el tipo de cereal que quieren utilizar a disfrutar del embotellamiento en casa. También me he sorprendido al encontrarme con bares que tienen entre su carta de cervezas la suya propia, una artesanal hechas por ellos mismos, y es que cada vez son más personas las que se suman a hacer sus propias fermentaciones.

¿Y eso cómo es posible? Para hablaros de forma más concreta, hemos seleccionado una tienda especializada en el sector que trabaja tanto con profesionales como con amateurs, dispensadores-de-cerveza.es, donde vais a poder encontrar tanto kits para hacer cerveza artesanal como productos específicos para determinadas partes del proceso. Para que os hagáis una idea de todos los materiales que podéis encontrar y necesitar para hacer cerveza son:

  • Accesorios
  • Bandejas de goteo
  • Bombas de co2
  • Cabezales (KEG)
  • CO2 Manorreductores
  • Dispensadores de cerveza: Aerorrefrigeradores – Enfriadores de agua, Dispensadores de cerveza sin CO2, Enfriadores por aire húmedo, Equipos de refrigeración de cervezas, Piezas y accesorios para dispensadores, Refrigeración
  • Enfriadores de barriles
  • Grifos
  • Limpieza de sistemas de dispensación
  • Termostatos
  • Mangueras

En esta tienda no solo encontraréis artículos de dispensadores de cerveza, también podéis encontrar dispensadores de vino caliente, para bar y cócteles, así como equipos de limpieza, maquinas de café o refrigeradores.

Nosotros, en esta ocasión, nos vamos a centrar únicamente en los artículos que ofrecen y que están dirigidos a un público amateur:

Materiales e ingredientes necesarios

Para un cervecero principiante los materiales necesarios son:

  • Barrica o cubo de fermentación con tapa, orificio de fermentación y grifo de salida
  • Cuchara agitadora
  • Encorchadora con tapones corona o chapadora de martillo
  • Cepillo de botella
  • Agente de limpieza
  • Termómetro de alcohol
  • Densímetro
  • Botellas oscuras de cristal

Los ingredientes necesarios son:

El primer ingrediente que necesitas para hacer cerveza en casa es la paciencia. Os va a parecer una tontería pero nada más lejos de la realidad. La paciencia va a ser clave puesto que las fermentaciones requieren de darles tiempo y mimo, si eres una persona que lo quiere todo ya y que no sabe esperar o se frustra mucho ante las esperas, plantéate si esto es lo tuyo.

Por cada litro de cerveza que quieras hacer es necesario (datos generales, variará en función de cada tipo de cerveza y los matices que quieras darle):

  • 175 gr de malta de cebada (suele ser el más utilizado)
  • 2 gr de lúpulo
  • 1 gr de levadura
  • 6 gr de azúcar común

Preparación de la cerveza artesanal

El malteado es el primer paso y requiere de tres fases: Germinación, secado y tostado. Se induce la germinación de la cebada introduciéndolo en agua durante 48 horas y después se retira el agua, se coloca el cereal sobre un trapo húmedo y se tapa durante unos 5 días para que comience a germinar. Se detiene la germinación y se secan (no puede superar los 60º). Después llega el tostado que es hornear el cereal a temperaturas ascendentes para que se generen maltas con distintos grados de caramelización que darán lugar a cervezas más rubias o tostadas.

Tritura los granos de malta obtenidos anteriormente.

Mézclalos con agua sin cloro en una cacerola y lo llevas a una temperatura que ha de estar entre los 62 y 68, durante una hora. Remueve de forma constante.

Pásalo por un colador para retirar el cereal (ahora llamado bagazo) del mosto. Hay que hacer un buen filtrado del líquido, por lo que puede llevarte tres repeticiones.

Diluye el lúpulo en agua caliente y lo incorporas al mosto. Déjalo hervir dos horas, a la par que tienes que ir incorporando agua para que no se quede sin líquido.

Después llega la fermentación, que es la inclusión de la levadura y dejarlo reposar en un sitio oscuro, con una temperatura estable (18º – 22º) para que fermente. Puede llevar dos semanas.

Pasado este tiempo, utiliza un densímetro para comprobar que durante 2 días la densidad no varía.

Incorpora el azúcar, que será la que favorezca la aparición del dióxido de carbono al combinarse con la levadura. Tiene que fermentar y después ya puedes comenzar el embotellado.

5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar