Escrito por

Hojaldre de queso de cabra y manzana

El hojaldre de queso de cabra y manzana es una maravilla, un entrante fácil y rápido de preparar, con una estupenda combinación de sabores y texturas que os va a encantar. Os mostramos cómo prepararlo paso a paso y con fotos.

Hojaldre de queso de cabra y manzana

El queso de cabra es uno de los alimentos que más juego va a dar en la cocina, pues se puede combinar con multitud de sabores y texturas. En esta ocasión, en esta receta de hojaldre de queso de cabra y manzana, os vamos a proponer unas rodajas de manzana para favorecer el contraste, pero en otras recetas veréis cómo también lo podemos combinar con otras frutas como los frutos rojos o las uvas, cebolla caramelizada, frutos secos, entre otros.

Para la combinación de sabores os recomendaríamos utilizar una manzana no excesivamente ácida, más bien que sea dulce o con un puntito ácido.

En cuanto al queso de cabra podéis comprar queso de rulo. En mi caso, me gusta más el que viene sin corteza envasado, que parece más fresco en su interior y cremoso, pero vale cualquiera de los dos.

Hojaldre de queso de cabra y manzana

  • 1 lámina de hojaldre
  • Queso de cabra
  • 1 manzana
  • 1 huevo
  • Tomillo
  • Zumo de limón

Hojaldre de queso de cabra y manzana

Pon el horno a precalentar a 180º.

En función del tamaño que queráis de los hojaldres podéis hacerlo de mayor o menor tamaño. En nuestro caso, hemos dividido el hojaldre en tres columnas y, cada una de ellas, en tres también. Si queréis hojaldres más pequeños podéis hacerlos del tamaño de la rodaja de queso de cabra que vayáis a poner.

Con un tenedor hemos pinchado toda la zona central del hojaldre, donde íbamos a colocar el queso de cabra, el resto no se pincha.

Pon el queso de cabra sobre el hojaldre. En nuestro caso, al ser más grande el hojaldre, hemos puesto una rodaja y media aproximadamente.

Pela la manzana y la cortas en rodajas con el mismo grosor que el queso de cabra. La pones encima del queso y echas unas gotitas de zumo de limón para evitar que se pongan marrones.

Echa un poquito de tomillo por encima y lo metes al horno durante un tiempo de 15 a 20 minutos en función de vuestro horno.

Una vez que esté listo, sólo tienes que servir y disfrutar.

Otros artículos que os pueden resultar interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos