Escrito por

Nuggets de pollo caseros

Los nuggets de pollo caseros son muchísimo más fáciles de preparar de lo que podrías haberte imaginado y con un resultado fantástico, se puede personalizar y obtener un crujiente delicioso. Os mostramos cómo prepararlas en casa con un sencillo paso a paso.

Nuggets de pollo caseros

¿Quién no ha comido alguna vez unos nuggets de pollo caseros? Hoy día los podemos encontrar fácilmente congelados en cualquier supermercado pero, si queréis optar por una versión más sana y más rica, no dudéis en prepararlos en casa.

La receta de nuggets de pollo caseros es una de esas recetas que resultan mucho más fáciles de lo que os podríais haber imaginado. Por una parte, el que lleve queso crema le aporta una jugosidad a la carne sensacional; por otra, el que piquéis vosotros mismos la carne (si la compráis en el supermercado) va a ser una opción estupenda para evitar los añadidos extraños que lleva la carne picada. Por supuesto, ni qué decir que en la carnicería de barrio tenéis siempre la mejor de las opciones disponibles.

El rebozado va a ser una parte importantísima de este plato. Podéis hacerle un par de capas pero os recomendamos quedaros con la capa tradicional: harina, huevo y pan rallado. Con ello conseguiréis unos nuggets de pollo caseros bien crujientes pero sin que le resten sabor a la carne.

En anteriores artículos os hemos mostrado cómo preparar esta receta al horno, lo tenéis en “nuggets de pollo al horno“, hoy os mostramos cómo freírlos y congelarlos. Con la versión al horno vais a obtener menos grasa que de ninguna otra forma, el crujiente no es igual pero merece muchísimo la pena.

Nuggets de pollo caseros – Ingredientes

  • 600 gr de pechuga de pollo
  • 100 gr. de queso crema
  • Ajo en polvo
  • Orégano seco
  • Pimienta recién molida
  • Sal
  • 2 – 3 huevos
  • Pan rallado
  • Harina

Cómo hacer nuggets de pollo caseros

Limpia las pechugas de pollo y retira las venas o grasa que pueda quedar. La cortas en trozos gruesos y la metes en la picadora. En pocos segundos tendrás el pollo perfectamente picado y lo colocas en un recipiente amplio.

Condimenta la carne: Echa la sal, la pimienta recién molida, el ajo en polvo, una clara de huevo (la yema la reservas para el rebozado) y el queso crema. Remueve todo hasta que esté perfectamente homogéneo.

Para el rebozado y la preparación dispón cuatro platos: uno con harina, otro con huevo batido, otro con pan rallado y el cuarto para poner los nuggets.

Coge una cuchara y coges una parte de la mezcla de carne. Lo echas sobre la harina y la rebozas suavemente; cuando esté cubierta la coges con las manos, la golpeas ligeramente para retirar la harina sobrante y le das forma. La pasas al huevo para que quede bien bañada, una capa de pan rallado y al plato.

Para freír los nuggets frescos veréis que se tarda muy poquito en hacerlo; pones abundante aceite en una sartén y, cuando esté caliente, se añaden los nuggets y se giran cuando lo veáis con un punto dorado que os guste (tarda poco).

Colócalos en un plato cubierto de papel de cocina para que absorba toda la grasa sobrante. Servir caliente y acompañarlo de una salsa que os guste.

Congelar y freír nuggets de pollo caseros

Si quieres congelar nuggets sólo tienes que colocarlos sobre un recipiente y, si quieres hacerlo más fácil, pones papel vegetal entre capa y capa, así podrás separarlos cómodamente. Lo metes en el congelador unas 6 horas y luego ya puedes separarlos, meterlos en una bolsa de congelado y así ocupará menos espacio.

Para freír los nuggets congelados vamos a hacerlo como las croquetas. El proceso va a ser el mismo que los nuggets frescos pero tened en cuenta que va a tardar más en hacerse por dentro, por lo que hay que dorar el nugget primero y después bajáis el fuego para que se haga poco a poco.

Otras recetas que os pueden resultar interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?