Escrito por

Nuggets de pollo caseros

Preparar nuggets de pollo caseros es verdaderamente sencillo y el resultado es estupendo. Os mostramos cómo hacer nuggets de pollo caseros al horno o fritos.

En esta ocasión, hemos preparado unos nuggets de pollo caseros al horno para evitar tanta grasa, ya que han formado parte del menú de una cena de cumpleaños y teníamos otros platos con frituras. Esa es la razón de que los veáis tan blanquitos, aunque ya os adelanto que el sabor es verdaderamente bueno.

La incorporación del queso crema y la clara de huevo a la carne es para que esté más jugosa y no os encontréis con una nuggets seco en el paladar, como podría suceder si únicamente hacéis un filete de pechuga de pollo.

A su vez, aunque nosotros hemos utilizado pechuga de pollo para hacer los nuggets caseros, vosotros podéis cambiarlo por otras zonas del mismo, como los contramuslos. A su vez, es importante señalar que procederemos a picarla en casa, por lo que podéis comprarla ya picada o triturarla en casa, a vuestra absoluta elección.

Nuggets de pollo caseros: Ingredientes

  • 500 gr de pechuga de pollo
  • 80 gr. queso crema
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Perejil fresco
  • 1 clara de huevo

Para el empanado:

  • 1 huevo
  • Harina
  • Pan rallado

Nuggets de pollo caseros: Preparación

Limpia las pechugas de pollo para retirar cualquier zona de grasa o venita que haya podido quedar. Una vez las tengas listas, yo las he cortado en trozos grandes para que me fuera más fácil triturarlo. En unos instantes verás cómo vas teniendo la carne perfectamente triturada.

Colócalo sobre un plato y salpimienta, mezcla bien la carne para que toda quede sabrosa.

Para incorporar el ajo tenemos tres opciones, o se prensa o se pica muy pequeñito o utilizas ajo en polvo. Sea cual sea la opción que hayas escogido, también lo echas sobre la carne junto con el perejil fresco cortado bien pequeñito y el queso crema. Remueve todo hasta que tengas una mezcla homogénea.

Separa la yema de la clara de huevo y echa esta última sobre la carne. La yema la puedes usar para el rebozado. Mezcla bien ya clara con la carne, verás que hace que esté más jugosa y se forma una película sobre la misma que va estupendamente para la receta.

Coloca tres boles, uno con harina, otro con huevo batido y otro con pan rallado. Con una cuchara coges un poco de carne, lo pasas bien por la harina y le das unos golpecitos para que caiga la harina sobrante; en este punto puedes darle la forma que tú quieras. Luego lo bañas bien en el huevo y lo pasas por el pan rallado, fijando la forma de la misma.

Ve colocando cada nugget sobre una bandeja de horno previamente forrada con papel vegetal. Repite la operación hasta que tengas todos los nuggets, que no sean muy anchos para que se hagan bien.

En el caso de que quieras congelar alguno, éste sería el momento de hacerlo, antes de freírlos o de hornearlos.

Lo hemos metido en el horno previamente precalentado a 200º durante 20 minutos, a los 10 se les da la vuelta. No esperéis un color dorado como si estuviera frito, pero es mucho menos graso, más cómodo de cocinar y sienta mejor.

Se sirve inmediatamente y puedes acompañarlo de las salsas que más te gusten.

loadInifniteAdd(44636);