Escrito por

Alitas de pollo crujientes al horno

Unas deliciosas alitas de pollo crujientes al horno que podréis preparar fácilmente en casa y sin tantas frituras. Podéis combinarlo con las salsas que más os gusten o preparar unos ricos acompañamientos horneados con los que disfrutaréis, sin duda. Os mostramos cómo prepararlos paso a paso.

Alitas de pollo crujientes al horno

La alitas de pollo crujientes al horno son una maravillosa receta que hemos obtenido de Mónica Escudero, de El Comidista, quienes os aportarán unas impresionantes recetas de salsas y mayonesas para compartir que os van a arrebatar los sentidos.

En nuestro caso, nos hemos quedado con esta versión de alitas de pollo crujientes al horno que me parecen una receta fascinante para disfrutar de las alitas sin tantos fritos.

Lo mejor es que, ya encendido el horno, podéis aprovechar para preparar otros acompañamientos, ya sean patatas, unas ricas verduras al horno o unos chips de boniato.

Alitas de pollo crujientes al horno – Ingredientes

  • Alitas de pollo
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • Orégano seco y hierbas provenzales
  • Pimienta recién rallada
  • 1 diente de ajo
  • Pizca de sal
  • 1 cucharada de harina de maíz
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo royal)
  • Aceite de oliva virgen

Cómo hacer alitas de pollo crujientes al horno

Pon las alitas de pollo en un plato hondo o en un recipiente hondo. Pones en un vasito un poquito de aceite de oliva con el pimentón, las hierbas provenzales, la pimienta recién rallada, el ajó y la pizca de sal; remueves y cubres todas las alitas de pollo con esto. Lo dejas macerando durante 24 horas o el tiempo máximo que te sea posible.

En el momento en el que quieras hornearlas, pon a precalentar el horno a 130º.

En un bol echas la harina de maíz con la levadura química (tipo royal).

Con el papel de cocina, das ligeros golpes a las alitas de pollo maceradas y retiras al máximo el aceite. Pasas las alitas por la mezcla de harina y le das unos golpecitos para que sólo quede una ligerísima capa de harina pero sin ningún tipo de grumo, ya que podría estropear el sabor.

Las colocáis en un recipiente apto para el horno. En mi caso, he aprovechado para poner unas patatas cortadas en gajo para acompañar las alitas de pollo. A esas patatas le hemos añadido un poco de pimienta negra molida, algo de sal y un buen trozo de queso en trocitos gruesos sobre las mismas.

Las metéis al horno durante media hora y pasado este tiempo, subes la bandeja un nivel más y la aumentas la temperatura a 240º. Lo que se espera es que se doren para que queden bien crujientes. El tiempo necesario puede variar, sobre unos diez minutos, así que hay que estar muy pendiente.

Después, sólo queda servir y disfrutar.

Otras recetas de alitas de pollo que te pueden interesar son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?