Escrito por

Chips de boniato al horno

Los chips de boniato al horno son una alternativa estupenda para disfrutar de una mezcla de sabores entre lo dulce y lo salado, o con un punto picante o aromático si os gusta más. Os mostramos cómo hacerlo fácilmente en casa, paso a paso.

Chips de boniato al horno

El boniato también es conocida como la patata dulce y, en este artículo, os vamos a mostrar cómo preparar unos chips de boniato al horno con una textura crujiente y un aliño que podéis variar en función de vuestros gustos, como un poco más dulce o más salado o picante.

Los chips de boniato al horno son muy fáciles de preparar, tal y como os vamos a mostrar a continuación, por lo que vais a comprobar por vosotros mismos cómo es una alternativa a las patatas espectacular.

Podéis hacer los chips de boniato fritos o al horno, al igual que las patatas (os lo mostramos en la receta patatas fritas al horno). Una de las ventajas de hacerlos al horno es que vais a requerir de muchísimo menos aceite, además de menos trabajo y poder darle sabores y aromas más variados que los irá absorbiendo.

Chips de boniato al horno – Ingredientes

  • 1 boniato
  • Sal
  • Pimienta recién molida (variada)
  • Tomillo
  • Aceite de oliva virgen

Cómo hacer chips de boniato al horno

Pon el horno a precalentar 180.

Mientras tanto, puedes limpiar a conciencia el boniato o pelarlo. Después, sólo tienes cortarlo en láminas con una mandolina o con un cuchillo, pero consiguiendo que sean unas láminas bien finas.

Pon todas las láminas de boniato en un bol y echa unas gotitas de aceite de oliva virgen, remuevelo bien para que todos los boniatos se engrasen.

Forra una bandeja de horno con papel vegetal y coloca todo el boniato extendido por la misma. Echa por encima las especias que gustes, en nuestro caso hemos echado pimienta variada recién molida y tomillo, pero puedes echarle cayena molida, canela, orégano o las especias que más te gusten.

Después, lo metes en el horno durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, le das la vuelta a los boniatos y lo dejas 10 minutos más al horno.

Pasado ese tiempo, en el caso de que veas que las láminas ya están hechas o crujientes puedes retirarlas. Si las quieres más crujientes, vuelve a introducirlo unos minutos hasta que adquieran la textura deseada.

Una vez los saques será el momento de echarle sal por encima y servir. Puedes servirlos fríos o calientes, como gustes.

Otras recetas que pueden parecerte interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos