Escrito por

Pasta cuatro quesos, receta fácil

La pasta cuatro quesos es una de las cosas más fáciles y sencillas que os vais a encontrar, con un resultado sorprendente y delicioso. Resulta un plato tan fácil que tengas o no experiencia en la cocina, es para ti.

La pasta cuatro quesos resultó ser un plato tan sencillo de preparar que, mientras lo preparaba para mi familia (ojos puestos en el paso a paso), se quedaron absolutamente anonadados. La magia de la pasta con cuatro quesos había caído, ya no era inalcanzable, era algo que podíamos hacer cualquiera de nosotros siempre que haya los ingredientes en casa.

Hemos optado por una mezcla sencilla de quesos que son fáciles de encontrar en cualquier supermercado: gorgonzola, brie, parmesano y edam. Es importante utilizar quesos que fundan bien y el gorgonzola le va a dar un punto de sabor fantástico. Al ser tantos quesos al final no resulta un plato super económico pero tampoco de esos caros que jamás puedes hacer.

Os recomendamos tener en cuenta que la pasta cuatro quesos es un plato que llena, pues la salsa de queso sacia bastante. No hemos usado nata, con un poco de leche va a ser más que suficiente pues el queso ya en sí es un espesante bien cremoso.

Pasta cuatro quesos – Ingredientes

Para dos personas:

  • 200 gr. penne o el macarrón que queráis
  • 100 ml de leche
  • 60 gr de gorgonzola
  • 50 gr. de brie
  • 50 gr de emmental
  • 40 gr. de parmesano (parmigiano reggiano)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Cómo hacer salsa cuatro quesos

Lo primero es escoger la pasta. Nosotros hemos optado por unos pennes y os recomendamos, como siempre, que os fijéis en los tiempos de cocción recomendados por el fabricante. Así que, sólo hay que poner agua en una cacerola con un poco de sal. Cuando hierva añades la pasta y lo dejas cocer el tiempo recomendado.

Mientras tanto preparamos la salsa de queso: En una sartén antiadherente añades el queso gorgonzola cortado en dados, el brie cortado en dados pero sin la corteza, el parmesano rallado y el edam rallado o troceado (depende de cómo lo compréis). Añade un poco de mantequilla y un chorrito de leche. Ponlo a fuego bajo y comienza a remover de forma constante para favorecer que se funda y que no se queme en ningún momento.

Cuando tengas la pasta, la pones en el escurridor para que pierda todo el agua sobrante y la añades a la salsa de queso. O bien, sirves la pasta en platos y lo bañas con la salsa de queso.

Puedes añadirle un poquito de pimienta por encima y a servir. ¡Ya está lista!

Otras recetas de pasta que pueden resultarte interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos