Escrito por

Pechuga de pollo al limón estilo chino

El pollo al limón estilo chino una receta más fácil de preparar de lo que nunca hubiera imaginado, tremendamente deliciosa en su formato casero y con un resultado igual de estupendo que el del chino, sólo que no necesitas salir de casa.

El pollo al limón estilo chino a mí me parece uno de esos platos sublimes, deliciosos y espectaculares. Puede que algunos penséis que mi paladar no es muy exigente y no puedo decir lo contrario, pero me parece un platazo y ¡ya lo hemos preparado en casa!

Para hacer esta pechuga de pollo al limón estilo chino nos hemos basado en la receta de Kwanhomsai, una crack en recetas asiáticas caseras que os recomiendo muchísimo si queréis preparar estos platos en casa.

Sinceramente, hasta que me he puesto a preparar la receta y buscar cómo leches se hacía el pollo al limón chino, no sabía que la auténtica clave del plato está en la harina de maíz como espesante y que no hace falta usar ningún tipo de gelatina.

Si buscáis en la red encontraréis otras formas de preparar este pollo al limón chino pero a mí me ha encantado esta receta que os comparto y más después de haber catado el resultado final.

Pollo al limón estilo chino: Ingredientes

Si va a ser plato único, estas cantidades os pueden valer para dos personas comiendo bien y podéis acompañarlo con un poquito de arroz blanco.

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 limón
  • Harina de maíz
  • 1 huevo
  • Salsa de soja
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • Aceite de oliva suave o girasol
  • Sal
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada azúcar
  • 3/4 taza de agua

Pollo al limón estilo chino: Preparación

Lo primero que hemos hecho ha sido poner el pollo troceado a macerar en un bol con un diente de ajo picado, jengibre en polvo, 1 huevo batido y la salsa de soja. Que cubra bien todas las partes y a la nevera durante media hora.

Pasado ese tiempo, echa un poco de harina de maíz sobre un plato para empanar el pollo. Tiene que quedar cubierto por todos los lados y con una buena capa para la fritura.

Pones el aceite de oliva suave o el aceite de girasol en una sartén y cuando esté caliente añades el pollo. Veréis cómo en un principio se queda blanco, pasa a un amarillo muy suave y acaba cogiendo un dorado no tan llamativo como con el pan rallado pero sí que sigue siendo dorado.

En función del grosor de vuestras piezas de pollo tendréis que dejarlo unos minutos más o menos para que también se vaya haciendo por dentro.

Una vez que ya está listo el pollo se prepara la salsa de limón. Es necesario estar sólo centrado en la salsa para evitar que pueda quemarse o que no quede bien disuelta la harina de maíz. Dicho esto, pon una cacerola al fuego y añade 3/4 taza de agua,. 2 cucharadas de zumo de limón, una cucharada de miel y otra de azúcar, una pizca de sal y una cucharada – no colmada- de harina de maíz.

Ponlo a fuego bajo y remueve de manera constante, verás cómo poco a poco va a ir espesando hasta tener esa textura típica del pollo al limón chino.

Retiras la salsa llegado a ese momento y la echas por encima del pollo. Puedes poner unas rodajas de limón fresco para decorar.

Y a comer en seguida, ya veréis que gustazo.

loadInifniteAdd(44636);

También te puede interesar

Otras recetas que pueden llamar tu atención y que tienen al pollo como protagonista las puedes encontrar aquí: