Escrito por

¿Cómo hacer kéfir de agua?

El kéfir de agua saltó a la fama de multitud de hogares debido a sus propiedades beneficiosas para la salud. Os contamos cómo hacer kéfir de agua y qué propiedades son esas.

Imagen: ellahoy
Imagen: ellahoy

¿Qué es el kéfir?

Aquellos que todavía no hayáis escuchado hablar del kéfir, éste se produce por la fermentación láctea a través de hongos y bacterias, por lo que también es considerado como leche fermentada o conocido como yogur búlgaro.

Como veis en la imagen, el kéfir tiene un aspecto de gránulos que adquieren un tono mucho más blanco que recuerda al de la coliflor, por su color y su volumen. Hay dos tipos de kéfir, el de agua y el de leche, ambos son el mismo y contienen la misma microflora pero están adaptados a diferentes sustancias. Aunque, también hay que decir, que el kéfir de agua es más fácil de mantener y ofrece más propiedades hoy día, daros cuenta que el kéfir de leche lo ideal es que se mantenga con leche fresca.

La elaboración del mismo se puede hacer fácilmente en casa, lo único que necesitáis es que alguien os pase u os regale unos nódulos de kéfir y veréis cómo van creciendo progresivamente.

¿Cuál es el origen del kéfir?

El kéfir surgió en las montañas del Cáucaso, cuando los campesinos preparaban kumis, una bebida que se producía a través de dejar leche reposando sobre pieles que no recibían ningún lavado. A medida que esta leche se iba consumiendo se añadía leche fresca a la fermentación, lo que produjo que se creara una corteza en los laterales y, al final, un producto completamente diferente. Una bebida que ya no tenía que ver con el tradicional kumis, si no que tenían entre manos una bebida mejorada a la que denominaron como kéfir.

La etimología de la palabra kéfir tendría que ver con kief, que se traduce como “una sensación agradable“. Lo que, a día de hoy podríamos interpretar, que ésta bebida producía esa sensación de bienestar al ser consumida.

kefir de agua

Como todos los grandes alimentos que tienen una larga trayectoria en la historia, son muchas las leyendas que se cuentan en torno a su origen. En esta ocasión, el kéfir de leche era considerado como un alimento divino que provenía de Alá, concretamente los musulmanes bautizaron este producto como Los granos del Profeta Mahoma. Tan arraigada estaba esta creencia que no se podía compartir con personas que no compartieran las mismas creencias religiosas y podía castigarse con pena de muerte a aquel que revelara el secreto a un extranjero.

Por otra parte, en los escritos históricos, cuentan que ya Marco Polo hacía referencia al kéfir en sus escritos y que incluso, ya trasladándonos hasta el siglo XIX, este producto se utilizó como remedio contra la enfermedad de la tuberculosis.

Propiedades beneficiosas del kéfir

Es tan larga la historia del kéfir y tantos los beneficios que se le han ido adjuntando (favorece la digestión, alivia el estreñimiento, el asma, mejora la artristis y las úlceras, previene el cáncer, mejora la hipertensión arterial, las enfermedades gastrointestinales, etc.) que se han realizado numerosos estudios para comprobar cuáles son sus efectos sobre la salud.

Uno de los estudios realizados relativamente hace poco tiempo, en el año 2005, y que se encuentra publicado en Inflammofharmacology por el Dr. J.M Schneedorf , muestra cómo el kéfir reduce hasta un 44% la inflamación gastrointestinal en casos de gastroenteritis o diarreas infantiles. Éste regularía la flora intestinal.

También se habla de que este producto estimula el sistema inmunológico contra patógenos intracelulares, de ahí que muchos afirmen que puede prevenir el cáncer en cierta medida.

¿Cómo hacer kéfir de agua?

Para aquellos que queráis hacer kéfir de agua de la manera más tradicional, tenéis que conseguir que alguien os regale unos nódulos de kéfir. Esto no quiere decir que alguien vaya al herbolario y os los compre, no, si no que una persona que esté elaborando kéfir de agua os regale parte de su excedente.

En el caso de que nadie de vuestro entorno tenga y estéis siendo los pioneros en preparar kéfir, podéis encontrar por la red multitud de personas que lo regalan porque es eso, tradición. O, si nos ceñimos a su origen y la historia que envuelve al kéfir, regalar kéfir es regalar bendición.

kefir de agua preparacion

Pongámonos en el peor de los casos, tienes que comprar kéfir. Como antes os decíamos, en herbolarios o tiendas ecológicas es frecuente que lo tengan, todo depende de la zona en la que viváis.

Por otra parte, es importante que tengáis en cuenta que no se puede utilizar ningún tipo de metal para la fermentación o conservación del mismo. Los únicos materiales que pueden entrar en contacto con el kéfir sin que lo dañe son la madera, el vídrio o el plástico, ya que no afectan a las bacterias.

Ingredientes:

  • 1 litro de agua mineral
  • 3 cucharas soperas de nódulos de kéfir de agua
  • 1/2 limón
  • 1 higo seco
  • 3 cucharas soperas de azúcar integral

Con respecto a los materiales que vas a necesitar son un tarro de boca ancha, escurridor (no de metal) y una cuchara de madera.

Cómo hacer kéfir de agua paso a paso

En el recipiente que hayas escogido vierte el litro de agua mineral (no vale la del grifo) e introduce todos los ingredientes indicados: limón, hijo, azúcar integral y los nódulos de kefir.

Con la cuchara de madera remueve bien para que todos los ingredientes se mezclen.

Dado que no se puede cerrar herméticamente el tarro, puedes poner un paño de tela limpio o cerrarlo pero con cuidado de que no haya metal.

Deja que repose a temperatura ambiente de dos a tres días. Pasado este tiempo, ayúdate del escurridor para separar el líquido de los nódulos. El líquido puedes beberlo que te va a durar varios días en la nevera, los nódulos puedes volver a utilizarlos para comenzar el proceso indicado de nuevo.

Vídeo receta: cómo hacer kéfir en casa

Para que puedas ver el paso a paso de una forma más visual y dinámica, te compartimos este vídeo de Silviana Tim en la que os muestra cómo hacerlo en casa fácilmente:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos