5 maneras de preparar un Bloody Mary paso a paso

El cóctel Bloody Mary es un cóctel que se hizo famoso por su capacidad para combatir la resaca. Las recetas de Bloody Mary, como las recetas de Martini, varían según las preferencias personales. Un cóctel Bloody Mary se prepara con vodka, jugo de tomate, salsa Worcestershire, tabasco, sal de apio, pimienta negra y jugo de limón fresco. Por lo general, se bebe por la mañana o temprano en la tarde, y se reconoce popularmente como un tratamiento para la resaca. Veamos cómo prepararlo de cinco maneras distintas además de la mencionada.

Historia del Bloody Mary

El bloody mary 3

La historia del Bloody Mary es tan confusa como el recuerdo de la mañana después de una larga noche de fiesta. Los historiadores de cócteles básicamente están de acuerdo en uno de dos relatos históricos. Una historia muy conocida proviene del Harry’s New York Bar en París durante la década de 1920. En 1920, los refugiados que huían de la Revolución Rusa llegaron a París con vodka. Mientras experimentaba con este espíritu extranjero en sus creaciones de bebidas, el cantinero Fernand «Pete» Petiot encontró este alcohol desagradable aunque finalmente parece que le encontró un uso. Durante la Prohibición, Petiot decidió usar jugo de tomate enlatado estadounidense para sus cóceteles, al que se hacía referencia en los menús como un «cóctel de jugo de tomate». Petiot lo combinó vodka y especias y el resultado fue el luego famoso Bloody Mary.

Dónde surge el nombre

El bloody mary 2

El nombre Bloody Mary, por otro lado, tiene una historia polémica. Se cree que el término Bloody Mary se originó a partir de una regla despiadada contra los protestantes en Inglaterra en el siglo XVI. Algunos creen que el jugo de tomate representa la matanza y el vodka representa las ejecuciones vengativas de la reina María Tudor.

Pero las leyenda de este cóctel no acaba ahí, pues cuenta una historia que hubo una asesina en serie que mató a cientos de mujeres para desangrarlas y bañarse en su sangre, para así conservar su belleza. Dice esa misma leyenda que si te colocas frente a un espejo en una habitación a oscuras y dices 13 veces las palabras «bloody mary», esa mujer aparecerá frente a tí saliendo del espejo…

El bloody mary 1

Por si acaso, mejor os tomáis el Bloody Mary sentados en la terraza para que se os pasen los efectos del alcohol, que luego no sabréis si es verdad o mentira lo que veáis frente al espejo del baño…

Receta original

Bloody Mary: Ingredientes

  • 3 partes de vodka
  • 6 partes de zumo de tomate
  • 3 gotas de salsa Worcester (Perrins)
  • 3 gotas de salsa de Tabasco
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • sal
  • una pizca de pimienta

La preparación no es como la de cualquier otro cóctel que os hayamos descrito anteriormente, pues en este caso no se utiliza la coctelera.

Exprimid el zumo de limón natural y, si no queréis la pulpa, utilizad un colador antes de echarlo sobre el vaso. Añade el resto de ingredientes: vodka, la salsa de tabasco y worcester, sal y remueve durante unos minutos, tanto en círculos como de arriba a bajo.

Finalmente, añade los hielos y, para terminar y darle el aspecto completo de Bloody Mary, añádele la ramita de apio.

Con lima y sal

Bloody mary receta

Manteniendo la misma receta que os hemos dado para el cóctel pero cambiando la decoración y añadiendo sólo un par de ingredientes, conseguiremos darle un toque diferente al bloody mary.

Concretamente, sólo tenéis que coger una rodaja de lima y humedecer toda la boca del vaso donde vayáis a echar el cóctel.

En un plato llano echa sal gorda, pon boca abajo el vaso para que haga contacto la zona humedecida con la sal y gíralo para que se impregne bien por todos lados.

Virgin Bloody Mary

Bloody mary sin alcohol virgin mary

El equivalente en cóctel del Bloody Mary pero sin alcohol es el Virgin Bloody Mary, una manera estupenda de beber este cóctel en cualquier momento del año o poder ofrecer a los adolescentes una bebida apta para sus cuerpos.

Los ingredientes son similares al cóctel original pero evitando el alcohol:

  • 8 partes de zumo de tomate
  • 1 parte de zumo de limón natural
  • una pizca de sal
  • Pimienta negra
  • 3 gotas de salsa worcester
  • 3 gotas de salsa tabasco

La preparación se hace igual que el anterior, directamente en el vaso y sin agitar, sólo mezclándolo con una cucharilla.

La decoración variará en función de vuestros gustos, podéis ponerle la ramita de apio, menta, perejil, o lo que más os guste.

BloodyMary Foto: duarte

Con tequila

Bloody mary

El Bloody Mary con tequila también se le conoce como la versión latina de esta bebida. Uno de los cambios más importantes es el cambio de alcohol que se utiliza pero, también es interesante el cambio de salsa, sobre todo para aquellos que os resulte difícil encontrar la salsa worcester o salsa inglesa.

Los ingredientes propuestos para este cóctel serían:

  • 1 parte de tequila
  • 3 gotas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de zumo de limón natual
  • 1 cuchara de salsa picante tipo tabasco
  • Una pizca de sal
  • Pimienta recién molida
  • Zumo de tomate
  • 1 rodaja de limón
  • 1 rama de apio

La preparación siempre va a ser la misma: Se introducen los hielos en el vaso en el que se vaya a servir, se añade el alcohol, las salsa, el zumo natural, la sal y la pimienta y, en este caso, se rellena de zumo de tomate hasta que esté lleno.

Para decorar, la propuesta de este cóctel es poner una rodaja de zumo de limón y una rama de apio.

Con wasabi

Bloody mary asiatico

Una propuesta muy original y con un toque asiático es este bloody mary que contiene wasabi, entre otros ingredientes exóticos que hemos visto en Gastronomía&Cia.

Tomad nota de lo que vais a necesitar:

  • 200 ml. de zumo de tomate
  • 20 gr de vodka,
  • 1 cucharadita de wasabi en pasta
  • 1 cucharadita de mirin
  • 1 cucharada sopera de salsa de soja,
  • 1 lima
  • 1 cucharadita de azúcar
  • pimienta negra recién molida
  • una pizca de sal

En este cóctel vamos a tener que estar pendientes de que la pasta de wasabi se haya desecho por completo, por lo que podemos verter el zumo de tomate en un vaso a parte junto con el azúcar y la pasta de wasabi, remover hasta que veamos que se ha disuelto perfectamente.

Se añade el resto de ingredientes y se prueba para saber si es necesario modificar alguno de los mismos para dejar el cóctel al gusto.

Cuando lo tengáis al punto, sólo hay que llenar de cubitos de hielo un vaso, verter el contenido del cóctel y servir.

4.80 / 5
4.80 - 4 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar