Pizzetas caseras con masa de yogur

Las pizzetas caseras son una solución rapidísima cuando necesitas un entrante sencillo o es ideal para una comida de picoteo. No son unas pizzas tal cual, al igual que tampoco requieren el tiempo de levado. Te contamos cómo prepararlas en casa de una forma rapidísima y sin ninguna complejidad, pudiendo añadir los ingredientes que más te gusten para un aperitivo irresistible.

Cómo hacer pizzetas caseras

Cuando Aliter Dulcia compartía en sus stories de IG que iba a preparar esta pizzetas caseras, tan típicas de Roma, me dije que había que prepararlas también en casa y compartiros los resultados. No se pueden decir que se parezcan a las pizzas tal cual, pero sí forman una masa de pan suave y esponjosa sobre la que puedes poner todo tipo de condimentos para hacer un bocado sensacional.

El uso de levadura química implica que las pizzetas caseras al día siguiente no van a tener la misma textura. Personalmente, mi recomendación sería que las comáis todas en el mismo día o que intentéis hacer una cantidad que se ajuste a las personas que sois, para que no os sobren.

Estas pizzetas caseras van fenomenal con todos los que puedas imaginarte, los que tengas en la nevera y los que te apetezcan. Puedes imaginártelas como unas pizzas a la hora de buscar qué ponerles encima. Nosotros hemos optado por un clásico de salsa de tomate, queso y orégano, pero podéis añadirle más ingredientes para ganar más sabor.

Nosotros hemos utilizado una harina de todo uso pero puedes cambiarla por una harina integral, si te gusta más. Solo ten en cuenta que el sabor y la textura pueden cambiar ligeramente, pero seguirá estando rica.

Pizzetas caseras – Ingredientes

Masa de pizzetas

  • 150 gr. yogur griego
  • 180 gr. de harina (aproximadamente)
  • 8 gr levadura química en polvo
  • Sal

Rellenos

  • Tomates
  • Albahaca u orégano
  • Queso fundente (mozzarella, por ejemplo)

Cómo hacer pizzetas caseras paso a paso

Pones todos los ingredientes en un recipiente y comienzas a amasar con las manos, hasta que obtengas una masa lisa que no se pegue. Para el amasado te va a resultar mucho más sencillo echar un poco de harina sobre la mesa y volcar el contenido, se amasa como amasamos los panes o la masa de pizza. También puedes hacerlo en una amasadora e ir comprobando el estado de la masa. El tiempo estimado es de amasado es de 5 minutos.

Una vez tengas la masa será el momento de estirarla con ayuda de un rodillo. El grosor no debe ser exageradamente fino, simplemente ten en cuenta que en el horno va a crecer. Corta la masa con un cortador a tu gusto, en mi caso redondo pero puedes usar la forma que prefieras o tengas en casa.

Pon a calentar el horno a 190º.

Puedes hacer un solo horneado, que implica que sobre las pizzetas colocas todos los ingredientes desde el primer momento y la horneas, o puedes hacer un doble horneado, que es que echas salsa de tomate sobre la pizzeta, la metes al horno unos 7 minutos, sacas y echas el resto de ingredientes a tu elección, que en este caso sería el queso y el orégano, vuelves a introducir en el horno hasta que esté completamente fundido (unos 7 minutos más).

Después, solo queda esperar unos instantes a que se atempere un poquito y a comer recién hechas, para disfrutar de la textura que las caracteriza.

¡Que aproveche!

Otras recetas que pueden interesarte son:

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar